Como China tuvo un éxito infernal al comprarse a los “líderes” de EE.UU.

Por Grant Newsham
El Partido Comunista Chino (PCC) es un régimen repugnante. Pero a veces uno se maravilla de lo que ha logrado. Y no, no son los rascacielos de Shenzhen o el nuevo aeropuerto de Beijing.
Más bien, el PCC ha llevado a cabo la campaña de operaciones psicológicas más exitosa de la historia en las últimas cuatro décadas. Consiguió neutralizar a Estados Unidos, el único país que podría haberle impedido construir una economía y un ejército capaz de desafiar y posiblemente derrotar a los estadounidenses.
Y no tuvieron que disparar un tiro. Más impresionante aún, logró que los estadounidenses ayudaran e incluso financiaran el esfuerzo —convencidos de que la RPC no era una amenaza (o podía serlo), sino más bien indispensable (para la expansión del imperio de Washington, D.C., y Wall Street) y una mina de oro.
Y los chinos no ocultaron expresamente sus intenciones. Uno sólo tenía que prestar atención, y tomarle la palabra a Pekín.

Las vulnerabilidades del objetivo
Como toda buena campaña psicológica —Nota del traductor: O conociendo de su propia sabiduría milenaria— los comunistas conocían las vulnerabilidades de su objetivo. Aprovecharon la avaricia, la ignorancia, la ingenuidad, la vanidad y la arrogancia de los estadounidenses.
Y Pekín atacó en un amplio frente, manipulando con éxito a las empresas estadounidenses y a Wall Street, a los funcionarios del gobierno y a la clase política, al mundo académico e incluso a los líderes militares de Estados Unidos.

El hipnótico encanto del dinero
La industria americana era fácil —dado el hipnótico encanto del dinero que podían hacer usando a los chinos y el vasto mercado chino.
Apenas se puede nombrar a una gran empresa estadounidense que se mantuvo al margen del mercado chino, a pesar de los riesgos conocidos.
Motorola, que en su día fue una de las principales empresas estadounidenses, llegó temprano e hizo todo bien. Pero sólo se estaba suicidando. Boeing, Apple, Pratt y Whitney, Microsoft, Tesla y muchos otros permanecen —esperando ingenuamente un resultado diferente.
La dependencia psicológica es tal que, cuando China amenaza el acceso a su mercado, las corporaciones estadounidenses —y los jugadores de baloncesto— se repliegan.

Un objetivo aún más fácil
Wall Street era un objetivo aún más fácil. Todavía se están tratando de entrar en China —con el dinero de otras personas, por supuesto. Pero a los banqueros no les importa, ellos reciben su parte de las inversiones, pase lo que pase.
De hecho, luminarias financieras como Henry Paulson (ex director de Goldman Sachs y ex Secretario del Tesoro de Estados Unidos) y Stephen Schwartzman de Blackstone, parecen más comprometidos con la RPC que las élites chinas —que sacan su propio dinero del país tan rápido como pueden.
¿Silicon Valley? Nunca vi que el dinero chino no les gustara.
Y los reguladores de valores estadounidenses, deliberadamente ciegos, estaban convencidos de que las empresas chinas merecen menos escrutinio cuando cotizan en las bolsas estadounidenses que las empresas estadounidenses.
El dinero hace que los estadounidenses hagan todo. El PCCh ni siquiera tuvo que esforzarse.

Manejando a la clase política de EE.UU.
Pekín tuvo el mismo éxito en Washington —eludiendo a los gobiernos de EE.UU. hasta que llegó Trump. Por supuesto, cada uno “tenía sus razones”.
El presidente Obama estaba deseoso de “desescalar” las tensiones, a pesar de las provocaciones chinas o de las promesas incumplidas. El “Obamacare” era más importante. George Bush estaba ocupado con Irak y Afganistán y de todos modos carecía del estómago para desafiar a la RPC, como lo reveló su manejo de Taiwán. ¿Los Clinton? Los chinos acaban de comprarlos. No fue exactamente difícil.
George H.W. Bush pensó que “conocía” al PCCh —habiendo vivido en Pekín durante 15 meses enteros—, así que consoló al PCCh después de que éste masacrara a miles de sus ciudadanos en la Plaza de Tiananmen. Incluso Ronald Reagan, que derribó la Unión Soviética —y odiaba el comunismo— escuchó a sus presuntamente listos asesores —entregando tecnología militar a la RPC para “separar” a los chinos de los rusos.
¿Jimmy Carter? Entregó Taiwán sin explicar por qué. Beijing presumiblemente ni siquiera se lo pidió. Y Richard Nixon lo empezó todo, rogando a la RPC por una relación cuando debería haber sido al revés. ¿Su mayor error? Escuchar a un ex profesor de la Ivy League que sabía poco sobre China, y que los chinos han manejado magistralmente desde entonces.

Deseosos de acomodarse a Pekín.
Y a nivel de “trabajo” en Washington, D.C., China ha encontrado a muchos funcionarios deseosos de acomodarse a Pekín. Todo en nombre de la “estadidad”. Y todos están convencidos de que sólo ellos conocen a China y saben cómo manejar a los chinos —especialmente si hablan algo de chino. Los comunistas les hicieron creer que sí.
El director de políticas para Asia de la administración Obama estuvo en Hong Kong no hace mucho tiempo, aconsejando a los empresarios estadounidenses que, para ganar dinero en China, deberían alinearse con los intereses de Xi Jinping. Algunos dicen que eso es lo que hizo cuando estaba en la nómina del gobierno de los Estados Unidos.
Otro ex funcionario prominente que casi consigue el puesto más alto del Departamento de Estado en Asia, en el 2018, aconsejó recientemente a una audiencia en Shangai, que incluía a funcionarios chinos, que esperaran a que el Sr. Trump saliera del cargo hasta que más personas complacientes tomaran el relevo.

El Capitolio fue más fácil aun
La poderosa senadora demócrata Dianne Feinstein fue curiosamente complaciente con la RPC durante décadas. Incluso a susurrado: “A veces digo que en mi última vida tal vez era china”. Mientras tanto, su marido ganaba mucho dinero haciendo negocios con los chinos.
Los republicanos eran igualmente “subversibles” —el senador Mitch McConnell tenía conexiones familiares haciendo mucho dinero con los chinos.
El ex vicepresidente y candidato a la presidencia, Joe Biden, declaró recientemente que no hay nada de qué preocuparse de China. ¿Quizás el interés del gobierno chino en la compañía de inversiones de su hijo, tuvo que ver más con la manipulación del vicepresidente que con la brillantez financiera de Hunter Biden?
Los ex legisladores también son objetivos jugosos para la República Popular China.
Joseph Lieberman —que alguna vez fue la conciencia del Senado de los EE.UU.— firmó para cabildear en nombre de la empresa de telecomunicaciones china ZTE el año pasado. El ex senador y conservador David Vitter, republicano, se ha convertido en un cómplice de Hikvision USA, la filial estadounidense de la compañía china cuyo equipo es la columna vertebral del estado de vigilancia de la RPC, y cómplice del encarcelamiento de un millón de uigures.

Funcionarios del Pentágono
La lista continúa. El ex-secretario de Defensa, William Cohen, ex senador de Maine y modelo de sensibilidad hacia el Este, dirige una empresa consultora que impulsa negocios con la RPC, acaba de contratar a otro ex Secretario de Defensa, el general retirado James Mattis. Di que no es así general. “¿Sobre esos campos de concentración chinos?”.
Mirando el lado positivo… normalmente los estadounidenses sólo lo hacen por el dinero, no por la ideología.
Y aunque no lo creas, las cosas podrían ser peores. Siempre ha habido funcionarios y legisladores en Washington luchando con acciones de bloqueo —comenzando con la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979— para evitar que los agentes y los “idiotas útiles” de China regalen el juego por completo.

Medios de comunicación de EE.UU. —Mirando para otro lado
Los medios de comunicación estadounidenses se han quedado en silencio. Alegremente atacan a Rusia y a Putin, pero cuando se trata de China lo tratan con “guantes de seda”, ya que la mayoría de las grandes compañías de medios de comunicación han estado dispuestas a no ofender a Pekín.
Hay buenos reporteros y columnistas, pero también están los de otro tipo. Tom Friedman ha estado cantando los elogios de Beijing durante años y una vez dijo que le gustaría ser el gobierno chino por un día, para poder arreglar a Estados Unidos. Ciertamente. Los periódicos imprimen los temas de conversación del gobierno de la RPC sin sentido crítico —o incluso aceptan la propaganda china pagada— como en el encarte del diario China Daily en el Washington Post.
Bloomberg enterró una historia bien investigada en el 2013 sobre la corrupción en el liderazgo del PCCh —temeroso de dañar sus otras operaciones de ganar dinero en la RPC. Y considere la epidemia de fentanilo que está matando a más estadounidenses cada año, que los que murieron durante los peores días de la guerra de Vietnam. Los medios de comunicación estadounidenses rara vez mencionan que China es la fuente de la mayoría de las drogas ilegales, y que podría apagarla en un minuto.

Hollywood y las universidades
Pekín se benefició que los gobiernos estadounidenses tuvieran demasiado miedo de desafiar las restricciones chinas y el acoso a los reporteros estadounidenses. Los estadounidenses se convencieron de que necesitaban la ayuda de la RPC con el cambio climático, el crimen transnacional y Corea del Norte, aunque la ayuda nunca llegó. No es culpa de Beijing que los estadounidenses sean crédulos.
Con algunas excepciones, Hollywood prácticamente le da mala fama a la palabra “prostitución”. El dinero siempre ha sido el rey, pero hay tanto dinero chino que el patriotismo ha sido declarado persona non grata, junto con los “derechos humanos”.
En cuanto a las universidades americanas, Pekín calculó correctamente el precio de los principios académicos: Ese es el número “X” de estudiantes chinos que pagan la matrícula completa. Un visado, un pasaje en clase ejecutiva y una invitación a un seminario a los académicos en la República Popular China también funcionan bien.

Halagos a cambio de dinero
Los think tanks de Washington siempre han estado sacudiendo la copa de hojalata por dinero —pero algunos han caído presa, voluntariamente en la mayoría de los casos, de los halagos y el dinero en efectivo de la RPC.
Por supuesto, afirman que siguen siendo objetivos. Pero lea atentamente y más a menudo es un intento de sonar objetivo sin ofender a Pekín.
Recientemente, un think-tank del D.C. señaló que “Taiwán recibirá un mejor trato de la RPC, cuando las relaciones de Pekín con Washington sean más fluidas”. En otras palabras, darle al PCCh lo que quiere y estrangulará a Taiwán más lentamente.
Su consejo a Taipei: “Arregla algo con Beijing”.
¿Las ONG’s bienhechoras como Greenpeace? Intimidado, sin habla y acobardado mientras China destruye los arrecifes del Mar del Sur de China, aspira los océanos de peces y construye más plantas de energía alimentadas con carbón. Molesta a los chinos y podrían dispararte. Los americanos no lo harán.

Hasta las fuerzas armadas de EE.UU.
Pero, ¿qué hay de las fuerzas armadas de Estados Unidos, la única organización que se supone tiene una visión clara de las amenazas a la nación y nos defiende contra ellas?
China lo ha hecho bastante bien. Hasta hace poco —digamos, hace uno o dos años— la dirección militar de Estados Unidos ignoraba en gran medida el aumento de las fuerzas militares chinas, e incluso se negaba a referirse a la RPC como un adversario.
La clase dominante militar estaba dispuesta incluso a ayudar al EPL a mejorar y profesionalizarse. A menudo se oye el cliché: “Una China fuerte es algo bueno”.
Y los comandantes del PACOM (Comando del Pacífico) —con raras excepciones— apaciguaron alegremente a China con una credulidad ilimitada, en su deseo de obtener el favor de la Casa Blanca, o simplemente de no ser muy brillantes.
No se puede culpar al PRC por aprovecharse.

La Vía 2 de los sobornos
Y hay más de unos cuantos oficiales superiores que se retiran felices y se unen a la Vía 2 de los sobornos, con viajes en clase ejecutiva, hoteles de cinco estrellas y banquetes fastuosos en la República Popular China.
¿Pero los oficiales más jóvenes conocen el resultado? Tal vez no. Demasiados oficiales jóvenes de todos los servicios conocen muy poco la historia e incluso parecen carecer de la capacidad de pensamiento crítico. Su comprensión de China se basa en el libro de Graham Allison y en la película Kung Fu Panda.
Todo lo que aquí se describe es el resultado de decisiones conscientes tomadas por estadounidenses (presuntamente) bien educados. Su tendencia a explicar el comportamiento chino sólo es superada por la habilidad de explicar su propio comportamiento. Y es un sofisma limpio y agradable.
El argumento es algo así: Lo que estoy haciendo está bien, ya que llevará a China a liberalizarse y aceptar el “orden basado en las reglas”. Y cuanto más hago, es más probable que esto suceda. La alternativa es la guerra termonuclear. Y si gano algo de dinero o consigo un ascenso en el proceso, eso es un “ganar-ganar”.

¿Un cambio radical?
El gobierno de Trump es el primero en décadas en desafiar a China. Pero, ¿esto indica un “cambio radical” que hará retroceder los éxitos de los psicópatas chinos?
No apueste por ello.
La industria financiera de EE.UU. todavía está deseosa del mercado chino, al igual que gran parte de la comunidad empresarial estadounidense.
Basta con echar un vistazo a la lista de invitados del Foro de Nueva Economía del candidato presidencial demócrata Michael Bloomberg, celebrado recientemente en Pekín. Son las empresas, las finanzas y los grandes bateadores del gobierno, y todos felices de posar para una foto con Xi Xinping. El propio Bloomberg incluso declaró que Xi no es un dictador. De verdad.
Y no son sólo los financistas y los hombres de negocios. Los ex funcionarios del gobierno de Estados Unidos, que presumiblemente buscaban la sinecura en una nueva administración, aconsejaron recientemente a los hongkoneses que tomaran sus medicinas y aceptaran la esclavitud. Uno de ellos advirtió a la administración de Trump que “no haga daño” cuando se trata de Hong Kong. En otras palabras, “no hagas nada que no le guste a China”.

La fórmula de los chinos
Los mongoles son famosos por sus operaciones psicológicas cuando atravesaron Rusia y llegaron a Europa del Este en el siglo XIII. Pero tuvieron que arrojar unos cuantos cuerpos sin cabeza sobre el muro de la ciudad y dar a los residentes una opción: “Rendirse ahora o todos morirán mañana”.
Los comunistas chinos lo han tenido más fácil. Alguna combinación de dinero, adulación y una cena de diez platos suele ser todo lo que se necesita con los estadounidenses. Uno pensaría que ellos sabían que estaban siendo engañados. Tal vez. Pero tal vez no puedan imaginárselo o simplemente no les importe.
A pesar de todo, a veces hay que dar un paso atrás para ver lo que los chinos han hecho (para) que los estadounidenses se hayan suicidado por sí mismos.

Grant Newsham es un oficial retirado de la Infantería de Marina de los Estados Unidos y ex funcionario del Servicio Exterior del Departamento de Estado.

Texto original: http://andmagazine.com/talk/2019/12/01/chinese-psyops-against-america-one-hell-of-a-success/
Traducción: A. Mondragón

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*