Covid-19: Fase 1 de la “Crisis Permanente”

Por Mike Whitney
Asumamos que los eventos de los últimos cinco meses no son ni aleatorios ni inesperados. Digamos que son parte de un ingenioso plan para transformar la democracia americana en un estado policial cerrado, controlado por las elites criminales y sus gobernantes títeres. Y digamos que el papel de los medios es avivar las llamas de la histeria colectiva, sensacionalizando cada detalle sangriento, cada predicción ominosa y cada pequeño aumento en el número de muertos, para ejercer un mayor control sobre la población. Y digamos que los medios de comunicación utilizaron su poder para elaborar un mensaje de terror que repitieron una y otra vez hasta que, finalmente, sólo hubo una espantosa historia que resonó en cada tribuna y megáfono, un grupo de gobernadores del mismo partido político que aplicaban las mismas políticas destructivas, y un pequeño grupo de expertos en enfermedades infecciosas —todos ellos incestuosamente relacionados— emitiendo edictos en forma de “asesoramiento profesional”.

¿Podría ocurrir algo así en EE.UU.?
Lo más sorprendente de la operación Covid-19 es la manera en que el gobierno electo fue eludido por los expertos en salud pública (conectados a un activista multimillonario loco por el poder.) Eso fue un golpe genial. La mayoría de la gente considera que Estados Unidos es una democracia bastante estable y, sin embargo, el primer signo de infección desencadenó la rápida transferencia de poder del presidente a un grupo de “profesionales” no electos, cuyos conflictos de intereses son demasiado amplios para enumerarlos. Igualmente fascinante es el hecho de que las cuarentenas no fueron obra de Donald Trump, sino de los gobernadores, principalmente demócratas, que se desentendieron de los límites constitucionales de su poder y ordenaron arbitrariamente a la gente que se quedara en sus casas, llevara máscaras y evitara el contacto físico cercano con otros humanos. Todo esto se hizo en nombre de la “ciencia” y fue aprobado bajo los “poderes de emergencia”, a pesar de que las cuarentenas masivas de personas sanas no tienen ningún precedente histórico o base científica. No importa, nunca se trató de ciencia o lógica, y ciertamente no se trató de salvar vidas. Siempre se trató del poder, puro y desnudo poder político. El poder de empujar la economía a la caída libre, destruyendo millones de empleos y negocios. El poder de rescatar a Wall Street mientras se desvía la atención a una infección bastante leve que mata aproximadamente a 1 de cada 500 personas infectadas.

El poder de re-estructurar todo
El poder de crear una subclase permanente dispuesta a trabajar por las sobras de la mesa o menos. Y el poder de reestructurar fundamentalmente las relaciones humanas, para que las intimidades normales como los apretones de manos, abrazos o reuniones sociales estén totalmente prohibidos. Esto, por supuesto, es la parte más ambiciosa del proyecto, los cambios básicos en la interacción humana que se remontan a miles de años, y que ahora se consideran un obstáculo para un nuevo orden en el que el individuo debe ser aislado, desensibilizado y mantenido en un estado constante de miedo para ser más fácilmente controlado y manipulado.
Además, todo esto está ocurriendo a plena vista, donde cualquiera con un mínimo de pensamiento crítico debería ser capaz de ver lo que está sucediendo, pero muy pocos lo hacen. ¿Por qué es así?

La locura del patético miedo
El miedo se ha apoderado de la población y está impidiendo que la gente típicamente inteligente y perceptiva vea algo que está justo debajo de sus narices. Echa un vistazo al extracto de un artículo titulado “¿Cuándo terminará la locura?”:
“Lo que está sucediendo ahora es una propagación de esta grave condición médica a toda la población… El público está adoptando un desorden de personalidad… delirios paranoicos, y miedo irracional… Puede suceder con cualquier cosa, pero aquí vemos un miedo primitivo a que la enfermedad se convierta en pánico masivo…
Una vez que el miedo alcanza un cierto umbral, la normalidad, la racionalidad, la moralidad y la decencia se desvanecen, y son reemplazadas por una estupidez y una crueldad chocantes… Encontramos que comunidades enteras de repente fijan sus mentes en un objeto, y se vuelven locas en su búsqueda; que millones de personas se impresionan simultáneamente con una ilusión, y corren tras ella, hasta que su atención es captada por alguna nueva locura más cautivadora que la primera.
Esto es mucho peor por la política, que sólo ha alimentado a la bestia del miedo. Esta es la enfermedad más politizada de la historia, y hacerlo no ha ayudado en nada a manejarla y mucho a empeorarla”. (“¿Cuándo terminará la locura?”, AIER)

Maquiavélicos usando la crisis
No estamos diciendo que Covid no mate a la gente, y no estamos sugiriendo que el Covid sea un arma biológica liberada al público con fines nefastos. Lo que estamos diciendo es que las élites maquiavélicas y sus aliados en los medios de comunicación y la política ven cada crisis como una oportunidad para avanzar en su propia agenda autoritaria.
De hecho, la reestructuración de las instituciones democráticas básicas sólo puede tener lugar dentro de los confines de una crisis importante. Es por eso que la CIA, las corporaciones gigantes, la OMS y la Fundación de Bill Gates se juntaron en reuniones que anticiparon un evento como el brote de Covid. Necesitaban una crisis de esa magnitud para lograr su objetivo final: el control total. Eso es lo que quieren decir cuando dicen que “no habrá vuelta a la normalidad”, quieren decir que están reemplazando el gobierno representativo por un nuevo modelo totalitario en el que las palancas del poder estatal serán controladas por ellos. Así que mientras el brote del virus puede ser una coincidencia, la gestión de la crisis ciertamente no lo es. Esto es de un artículo de Gary Barnett:
“Estamos en medio de un intento de los oligarcas de eliminar el espíritu humano, y si este intento tiene éxito, la singular majestad de la experiencia humana habrá sido abolida, y sólo quedará un agujero negro tecnocrático de vacío y desesperación. Esta es la esencia de una sociedad fallida, provocada por la destrucción del intelecto humano por la educación estatal, la propaganda masiva y el control planificado de los individuos a través de la manipulación física y psicológica, debido al miedo”. (“Locura pandémica”: El plan del Estado se basa en la destrucción del espíritu humano”, Gary Barnett, Lew Rockwell)

¿El autor está exagerando?
No lo creo. Nuestra especie ha resistido innumerables epidemias en el pasado sin recurrir a las medidas extremistas que hemos tomado durante este último brote. Tomemos el estado de Oregon, por ejemplo, cuya gobernadora demócrata Kate Brown acaba de firmar otra orden ejecutiva que extiende un estado de emergencia hasta el 4 de septiembre. La medida se produce meses después de que se alcanzara el pico de muertes a mediados de abril. Hasta el martes, el número de muertos en Oregón es de apenas 240, casi el 90% de los cuales tienen más de 65 años con problemas de salud subyacentes.
La extensión de la cuarentena significa que Brown cerró una economía de $226 mil millones por año, dejó sin trabajo a decenas de miles de personas, destruyó innumerables pequeñas y medianas empresas y hundió profundamente al estado en deudas, para salvar a aproximadamente 24 o 25 personas menores de 65 años sin condiciones de salud subyacentes. Esa no es la reacción de un líder político inteligente y responsable que actúa en el mejor interés de la gente. Esa es la reacción de alguien que está criminalmente insano o que está cumpliendo la orden de otra persona. Entonces, ¿de qué se trata todo esto?

Empujando las cosas al extremo
Al igual que muchos de los otros gobernadores principalmente demócratas, Brown también emitió un mandato de “tapabocas” obligatorio, castigable con una multa. La nueva orden ejecutiva no fue aprobada por la Cámara ni por ningún otro organismo democrático. Solo Brown puso a prueba los límites de sus nuevos poderes de emergencia. Curiosamente, el mandato de la mascarilla se produce tres meses después de que el estado alcanzó su punto máximo en muertes, lo que significa que tiene menos que ver con el control de la infección que con el uso del virus para desplegar poderes tiránicos. ¿Eso significa que Brown o los otros gobernadores demócratas son tiranos que estuvieron guardados en un armario?
Probablemente no. Pero sí sugiere que las personas que financian las campañas de Brown y manejan sus hilos, quieren ver hasta dónde pueden empujar las cosas antes de que el público se defienda. Aquí hay un comentario de Carlo Caduff, en el Medical Anthropology Quarterly, que ayuda a poner estos desarrollos en perspectiva:
“En todo el mundo, la pandemia desató anhelos autoritarios en sociedades democráticas que permitieron a los gobiernos aprovechar la oportunidad, crear estados de excepción e impulsar agendas políticas. Los comentaristas han presentado la pandemia como una oportunidad para que Occidente aprenda del autoritarismo de Oriente. Esta pandemia corre el riesgo de enseñar a las personas a amar el poder autoritario y pedir su aplicación meticulosa ”. (“What Went Wrong: Corona and the World After the Full Stop” Academia.edu)

Las élites maquiavélicas
Una vez más, no estamos negando que Covid mate personas. Todo lo que estamos diciendo es que las élites poderosas y maquiavélicas están utilizando la gestión de crisis para avanzar en su propia agenda política.
No debería sorprendernos que los estados gobernados por demócratas estén mucho peor que los dirigidos por republicanos. Al observar el afán con el que los demócratas imponen sus medidas demoledoras de la economía, uno solo puede preguntarse cómo los estados saldrán del lío actual y recuperarán la solvencia. Por supuesto, tal vez ese es el objetivo, generar tanta tinta roja que los servicios sociales esenciales tendrán que reducirse, los pobres se quedarán muertos de hambre, y los tipos con mucho dinero comprarán activos públicos por centavos de dólar. De hecho, ese debe ser el plan, “La terapia del shock para los proletarios, mientras los gobernadores demócratas actúan como un ariete para abrir el estado al saqueo y robo de sus amigos de Wall Street y otros en la clase parásita”. Así es como lo resumió Israel Shamir en un artículo reciente en Unz Review:
“Hay personas que piensan que vivimos demasiado bien. Que no hicimos nada para merecer la civilización en que vivimos. Piensan que no deberíamos poder pagar la comida, el techo que nos cobija y otras cosas. Esta es la opinión de algunas personas muy ricas. Les molesta ver a Tom, Dick y Harry ir a Acapulco y comer en un restaurante, en lugar de estar a su entera disposición. Quieren reducir nuestros ingresos y aumentar el costo de vida. Están dispuestos a financiar a cualquiera que pida más austeridad.
Ahora apoyan las cuarentenas, alegando que es la mejor manera de combatir las enfermedades. Ayer nos pidieron que cerráramos la industria para salvar el clima. Hoy estas mismas personas todavía están tratando de reducirnos a la pobreza, esta vez para protegernos del Covid”. (“Unmasking Freedom”, The Unz review)

Cambiando nuestro modo de vida para siempre
Shamir tiene razón, por supuesto, las justificaciones están cambiando nuestro modo de vida para siempre, mientras que el objetivo final sigue siendo el mismo, causar estragos en la economía, dividir a la gente en campos de guerra y despejar el camino para el nuevo sistema simplificado de gobierno autoritario, el glorioso NWO (Nuevo Orden Mundial). Y la velocidad a la que nos estamos moviendo hacia este nuevo orden es realmente impresionante. Eche un vistazo a esta muestra de artículos que he compilado, que ilustra el daño catastrófico que se está haciendo a la economía pero barrido debajo de la alfombra por los medios de comunicación. En resumen, el Covid es la distracción que evita que los estadounidenses se den cuenta de que el sistema que los mantiene empleados, paga la hipoteca y pone los alimentos sobre la mesa, está siendo diezmado por los oligarcas voraces que quieren comenzar de nuevo. Mira estos artículos:
Alrededor del 42% de los trabajos perdidos en la pandemia se han ido para siempre
El crédito al consumo de los EE.UU. se estrella cuando los estadounidenses pagan una cantidad récord de deudas de tarjetas
Se acerca un tsunami de quiebras
“Más de la mitad de la población de EE.UU. no está trabajando”
“El 52% de las pequeñas empresas esperan estar cerradas dentro de seis meses”
“El 53% de los restaurantes cerrados en medio de coronavirus han cerrado permanentemente
El tsunami de los desalojos podría dejar a 28 millones de estadounidenses sin hogar, solo este verano.
Hacia la depresión: en base a la información de mayo del 2020, mostramos que las pérdidas de consumo global ascienden a $3.8 trillones, lo que desencadena pérdidas significativas de trabajo (equivalentes a 147 millones a tiempo completo) e ingresos ($2.1 trillones).
El ochenta por ciento siente que el país está fuera de control, según una encuesta del Wall Street Journal / NBC

El daño psíquico es mucho peor
De todos modos, aunque usted ya tiene una idea, la situación es grave. Pero por grave que sea la carnicería económica, el daño psíquico es mucho peor. Muchos lectores probablemente ya saben que los suicidios, los divorcios, el abuso infantil, el alcoholismo, el abuso de drogas y la violencia doméstica han aumentado considerablemente en los últimos 5 meses. El impacto de la cuarentena en las personas que sufren de depresión crónica u otras condiciones de salud mental, también ha aumentado dramáticamente. Como el doctor Waqar Rashid opina en un artículo en The Spectator:
“Muchas personas están… todavía aterrorizadas… temen volver a aventurarse en el mundo exterior… Las mascarillas están en todas partes y son obligatorias en el transporte público. El resultado es un recordatorio de que esta “nueva normalidad” es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. Incluso para quienes no sufren problemas de salud mental es una visión deprimente y desalentadora. Y me temo que este estado continuo de estrés y ansiedad está causando un daño profundo al bienestar psicológico de las personas…
Antes de que ocurriera la pandemia, se reconocía ampliamente que los problemas de salud mental no solo aumentaban en número, sino que también se observaban con mayor frecuencia en personas más jóvenes. Como neurólogo, las personas que veo están especialmente en riesgo de sufrir problemas de salud mental. Es un hecho triste que en mi línea de trabajo, podemos curar muy poco. Pero podemos tratar de controlar y mitigar las enfermedades que buscamos tratar. Gran parte de esto depende de que el paciente se mantenga optimista y optimista sobre sus perspectivas. Pero ahora, rodeados como estamos por este “enemigo invisible”, con demasiada frecuencia la esperanza ha sido sustituida por el miedo, incluso el terror”. (“What’s the true cost of lockdown?” – The Spectator)

Fase 1 de la “Crisis permanente”
Todo se reduce a esto: las élites de la clase gobernante están utilizando una crisis de salud pública, para librar una guerra a gran escala contra el pueblo estadounidense y su sistema de gobierno representativo. El Eje Demócrata-CIA-Medios ha sido fundamental en la persecución del conflicto, como lo fueron en el fiasco del Russiagate. Estas son las tropas de choque que ejecutan el plan de batalla de estrangulamiento económico, artimañas encubiertas y desinformación implacable. Para cuando el pueblo estadounidense descubra lo que está sucediendo, el panorama político habrá cambiado por completo.

Fuente: https://www.unz.com/mwhitney/covid-19-phase-1-of-the-permanent-crisis/
Traducción: A. Mondragón

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. URL
  2. Char-Broil RED 463250811 manuals
  3. renovations geneve

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*