¿Cuál será el mensaje de Putin sobre la “nueva época”?

Para el miércoles 21 de abril se prevé que Vladimir Putin, el presidente ruso, presente “su visión del futuro en un dramático discurso”, donde es plausible el anuncio de la desdolarización de Eurasia a gran escala, unos días después que el Wall Street Journal anunciara a occidente la creación del ciber-yuan —que ha estado preparándose desde hace años. Estos dos misiles hipersónicos geopolíticos, obviamente, no son las únicas armas que apuntan a demoler los últimos bastiones del ya obsoleto Sistema Mundo Occidental, también podría ser el anuncio de la conclusión del gasoducto Nord Stream 2, que cambiará la geoeconomía entre Rusia y Europa Occidental. Pero yendo más allá, dentro de la visión de lo que sería el resto del Siglo XXI, también sería un plausible anuncio cuasi oficial de la emergencia de un Nuevo Sistema Mundo Euroasiático (NSME), como lo anticipamos hace 3 años aquí, que tiene como base el Capitalismo Histórico que China ha construido en los últimos 40 años dentro de su Socialismo Industrial, como explica el economista Michael Hudson aquí, proyectada en grandes planes de integración geoeconómica euroasiática como las Nuevas Rutas de la Seda y el proyecto ruso de la Gran Eurasia, y que es objeto de la guerra existencial actual del Hegemón Imperial (EE.UU.) contra Eurasia, como lo describe Pepe Escobar aquí. Y aunque el anuncio de un NSME no sea litreal, lo que si ya es claro —admitido incluso por el vocero de los Amos del Universo Occidental como lo puede leer aquí— es que lo que resta del Siglo XXI será muy distinto de lo que creíamos después del 11-S, cuando los halcones de la guerra —en sus delirios de arrogancia— soñaban con el Nuevo Siglo Americano.
Por Alfredo Jalife-Rahme
Un día después de que el Wall Street Journal diera a conocer la creación del ciber-yuan (https://on.wsj.com/3mTV4wP), Russia Today anunció que el zar Vlady Putin “se prepara a presentar su visión del futuro en un dramático discurso”, que sus aliados juzgan será “el más importante hecho político del mundo” (sic). Se trata de la detonación de una “nueva época” conforme se desvanece la pandemia del Covid-19 en Rusia (https://bit.ly/32quTUR).
El ciber-yuan constituye un genuino game changer (punto de inflexión) y se moverá fuera de la dolarización y del sistema Swift de Estados Unidos —que controla las transacciones financieras en más de 21 mil (sic) bancos del mundo. El Swift y el dólar son los dos verdaderos pilares del poder financierista omnipotente y omnímodo de Washington.

Mensaje para una nueva época
La poderosa presidenta del Consejo de la Federación, Valentina Matviyenko, adelantó que el discurso del 21 de abril daría respuestas a un sinnúmero de desafíos (sic) en el planeta: “será un mensaje para una nueva época”, en medio del “difícil ambiente que enfrenta el mundo”.
Russia Today rememora la conferencia realista de Putin en el Foro Económico Mundial de Davos de enero, donde expuso que la medida de “incrementar deuda para estimular las economías” es “obsoleta”, ya que “sirve para ensanchar la brecha entre ricos y pobres”, cuando “el costo de la educación y los servicios médicos ha aumentado en la mayoría de los países desarrollados (sic) en los pasados 30 años (https://bit.ly/2RLbHzd)”.

Ideas creativas ante la desigualdad
En esa ocasión Putin sonó como epígono del economista francés Thomas Piketty, quien propone ideas creativas sobre la imperante desigualdad, la imperativa necesidad de fiscalizar los paraísos fiscales y la urgencia de elevar los impuestos a los multimillonarios de Forbes.
Hace 18 días (cinco antes del artículo perplejo del Wall Street Journal sobre el ciber-yuan y seis días antes del dramático “cambio de época” de Putin el 21 de abril), Bajo la Lupa ya había adelantado que “China ya tiene su sistema alternativo al Swift: el China International Payments System, al que algunos bancos rusos, asfixiados por las sanciones, han empezado a adherirse. Pronto seguirán el 15-RCEP y los países incrustados a las tres rutas de la seda que encabeza China. Rusia y China ya olieron sangre en el vulnerable dolarcentrismo y su insostenible Swift (https://bit.ly/3sqxOHN)”.

Una recomposición geopolítica
El pasado 13 de abril el canciller ruso Sergei Lavrov, durante su visita a Irán –21 días después de haber visitado a su homólogo chino Wang Yi, en Guilin–, en una entrevista a la agencia iraní Irna, dio luz sobre las medidas a tomar para contrarrestar las asfixiantes sanciones masivas de Estados Unidos, con el fin de “adoptar pasos graduales hacia la desdolarización de las economías nacionales y a la transición (sic) de pagos con divisas nacionales o alternativas, así bien como cesar de usar el Sistema Internacional de Pagos Swift controlado por Occidente (https://bit.ly/2RK4krR)”.
El cronograma es seminal: reunión de China y Estados Unidos en Anchorage 18/19 de marzo (https://bit.ly/3mURrqe); tres días después, Lavrov en China 22/23 de marzo (https://bit.ly/3tFvA97); Wang Yi, el 27 de marzo en Irán (https://bit.ly/2Reo6LN); Lavrov, el 13 de abril en Irán (https://bit.ly/2QCsljK): ¡26 vibrantes días de recomposición geopolítica!

La desdolarización en marcha
Un día después de la alerta sísmica del canciller Lavrov, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, aseveró que el “Kremlin no descarta la desconexión de Rusia del sistema de pagos occidental (https://bit.ly/32BRVsh)”, dada la “actitud hostil de varios (sic) países contra Rusia”. Dmitry Peskov expuso que el sistema de pagos ruso MIR “ha madurado lo suficiente y con el tiempo tendrá distribución global”.
Cinco días antes del bombástico anuncio sobre la “nueva época” de Putin, el muy influyente Sputnik da vuelo al “yuan digital chino: una reinvención del dinero que sacudirá el poder del dólar estadunidense (https://bit.ly/3giJ2M1)”.
¿El “cambio de época” de Putin pondrá el acento en su salida del Swift y en su desdolarización, bajo la cobertura de sus hasta hoy insuperables “armas hipersónicas (https://bit.ly/3e8G9e9)”?

Fuente: https://www.jornada.com.mx/2021/04/18/opinion/010o1pol

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*