El imperio se arrodilla. Déjenlo. ¡Nosotros no tenemos que hacerlo!

The Saker
Es bastante interesante observar cuántos comentaristas están malinterpretando, por completo, los actuales disturbios raciales o comparándolos con los pasados disturbios raciales en la historia de Estados Unidos. Supongo que al decirse a sí mismos que estos últimos disturbios son “iguales” o “no tan malos” como los anteriores, intentan tranquilizarse, manteniendo la ilusión —al público también— de que lo que está ocurriendo ahora es de una magnitud limitada y / o temporal. No lo es.

No, no es “igual que” el pasado
Oh, claro, hay mucha violencia racial (por todos lados) en la historia de EE.UU., desde el inicio fue una sociedad propietaria de esclavos, hasta la inmensa cantidad de linchamientos (que tuvieron lugar tanto en el Norte como en el Sur, los interesados ​​deberían leer “A Manos de Desconocidos: El Linchamiento de la América Negra“, de Philip Dray) a la asesina “Masacre de Tulsa” cuando, incluso, bombardearon barrios negros desde el aire. Y si bien aquellos que señalan que hubo muchos disturbios raciales en el pasado están en lo cierto, fundamentalmente se están perdiendo el hecho clave de que los actuales “disturbios raciales” no son “solo” disturbios raciales, sino el resultado de muchos fenómenos, más complejos y en múltiples niveles. La mejor prueba de esta naturaleza cualitativamente nueva de los disturbios, es que no solo se han extendido por Estados Unidos como incendios forestales, sino que también se han extendido a Europa, Asia y Oceanía (ver aquí y aquí). ¡Incluso algunos japoneses se unieron a este fenómeno decididamente gaijin!

Entonces, ¿qué está pasando aquí?
A menos que asumamos que los daneses, belgas o neozelandeses han sido víctimas personales de policías racistas de EE.UU., tenemos que admitir que lo que desencadenó esta ola mundial de protestas no es un trauma personal de primera mano, sino la exposición de un caso muy específico —de segunda mano— a través de una narrativa muy específica, esparcida con total uniformidad por el legado corporativo sionista-mediático. Yo llamo a esta narrativa “Black is Beautiful” (Lo Negro es Bello).

El pernicioso dogma ideológico “Black is Beautiful”
“Black is Beautiful” comenzó en EE.UU. en la década de 1960 y desde entonces se ha convertido en una parte integral de la doxa occidental, un dogma ideológico que no puede ser desafiado sin resultar inmediatamente acusado de “racista”. Simultáneamente, se desarrolló otro dogma ideológico, el que afirma que “todas las razas son iguales”, pero sin definir realmente los términos “raza” o el término “igual”. Curiosamente, las nociones de que “Black is Beautiful” o que todas las razas son iguales nunca se demuestran, solo se proclaman, y cualquier insistencia en que estas nociones se justifiquen, de hecho, también resulta en una acusación inmediata de “racismo”.
Hoy no es mi propósito evaluar los méritos (o la falta de ellos) de esta narrativa. Pero lo que quiero señalar es esto: Cualquier narrativa que no pueda ser confrontada o cuestionada sin ser inmediatamente calificada de “racista”, es extremadamente intolerante. También es, obviamente, una narrativa que teme cualquier escrutinio a través de una evidencia empírica. Sin embargo, quienes por otra parte denuncian a los “medios de comunicación (como) mentirosos” o dicen cosas como “No lo creo a menos que el gobierno lo niegue” o “¿Cómo sabes cuándo miente un político? cuando sus labios se mueven”, parecen estar más que dispuestos a aceptar sin crítica estos dogmas ideológicos.

La hipocresía de los dogmas
Además, un principio clave de cualquier búsqueda honesta de los verdaderos valores morales es que se aplique por igual a todos (si no lo es —entonces es, por definición, hipocresía). Sin embargo, si intentamos mencionar algo como “El blanco es hermoso” o, digamos, apoyamos la idea de una “Asociación Nacional para el Avance de la Gente Blanca” o llevar una camiseta con la leyenda “La vida de los blancos importa”, al instante seremos tildados de racistas. ¿Por qué? Porque lejos de promover la “igualdad” real, lo que realmente predica la ideología liberal moderna es la superioridad de los Negros —un estatus especial para los Negros que no puede ser simétricamente concedido a los Blancos (o para cualquier otra raza). Además, dado que la mayoría de la gente está de acuerdo en que “la belleza está en el ojo del espectador”, podemos concluir inmediatamente que la tesis “Black is Beatiful” es realmente una opinión, no un hecho establecido. Esto, presumiblemente, implicaría el derecho a la opinión de que “Beatiful is Black”, ¿verdad? LOL, ¡buena suerte con eso! De nuevo, este es un claro caso de parcialidad/hipocresía y, lo más crucial, el rechazo categórico de cualquier opinión disidente.
Finalmente, ¿qué significa el término “Negro” aquí? ¿Sólo se aplica a los negros estadounidenses y subsaharianos (aparentemente), o también incluye, digamos, a los etíopes, somalíes, tamiles o incluso aborígenes australianos? ¿También se aplica a los griegos o sicilianos —o latinoamericanos— de piel oscura? Una vez más, vemos que la categoría “Negro” no tiene ningún sentido (como —¡por cierto!— las categorías “Blanco” o “Amarillo”).

[Los que me han leído en el pasado saben que ni siquiera acepto la noción de “raza” que, en mi opinión, es totalmente anticientífica. También detesto el llamado “nacionalismo blanco” de la Alt-Rights & Co., que considero una forma bastante primitiva de racismo (que definí bajo el #4 aquí) e incluso un encubrimiento de la ideología nazi, que es “empujada” por el estado profundo (para más detalles, por favor vea mi artículo sobre este tema aquí). Sin embargo, después de mi artículo anterior sobre este tema, todavía tenía a algunos cabezas de chorlito acusándome de, qué más, “racismo”. Pienso en estas personas como “cerebros de pachinko” (los “cerebros de payazzo” también funcionaría): toman cada idea que se les ocurre como una “bola ideológica” e inmediatamente asumen que, absolutamente, *debe* caer dentro de una de un conjunto muy limitado de categorías. Para ellos el simple hecho de decir, por ejemplo, “la tesis sobre la igualdad racial nunca ha sido definida correctamente, ni siquiera probada”, sólo puede significar una cosa: la persona que lo dice es un racista. Y punto. No hay otras opciones posibles. Lo que obviamente olvidan es que una persona que ni siquiera acepta la noción de “raza”, no puede ser un “racista”, pero a quién le importan estas sutilezas lógicas, ¿verdad? La señalización de la virtud es mucho, mucho más importante que los hechos o la lógica, al menos para los cerebros de payazzo].

Una creación del Matrix Ideológico
Creo firmemente que los medios de comunicación occidentales, especialmente los medios de comunicación de EE.UU. (Hollywood/Amazon/Netflix/etc.) han lavado literalmente el cerebro a muchos de los jóvenes con poca educación (¡y eso es un eufemismo!) en una extraña forma de adoración a los negros, una certeza de culto de que todo lo negro merece una agradecida ovación de pie. De ahí la repentina aparición de vaqueros negros, celtas y vikingos negros, e incluso de los Caballeros Negros de la Mesa Redonda que, aparentemente, también eran negros. Incluso se ha creado un nuevo término para este tipo de “reescritura creativa de la historia”: el modelo ciego al color. Espero con impaciencia la primera aparición del Negro “Negra-Nieve” (en contraposición al Blanca-Nieve).

El Imperio es universalmente odiado, y no sólo por su (muy real) racismo
Todo esto sería bastante inofensivo e incluso cómico si no fuera por la “otra cara de la moneda ideológica”: el Imperio Anglo-Sionista ha perdido total y completamente cualquier tipo de autoridad moral o política, tanto en EE.UU. como en la UE (así como en las naciones de los 5 Eyes y otras colonias de EE.UU. como Alemania o Japón). En el pasado, el Imperio Anglo-sionista era tan malvado como lo es hoy en día, pero al menos tenía los medios para proporcionar un alto grado de bienestar material a sus ciudadanos, pero ahora que el Imperio se está desmoronando y se encuentra en una gran crisis económica, cada vez más gente está volviendo su rabia contra su propio gobierno o, tal vez más exactamente, contra las clases dominantes obscenamente ricas que tienen un control total de la escena política de los EE.UU. y/o la UE.
¿Recuerdan lo que George Orwell escribió en su obra maestra de 1984 “Si quieres una visión del futuro, imagina una bota estampada en un rostro humano —para siempre”? Creo que mucha gente, blancos y negros, sintió algo similar cuando vieron las terribles imágenes del lento asesinato de George Floyd por una banda de policías blancos claramente imbéciles. Sí, la imagen en sí no mostraba la bota de Orwell, pero la forma en que ese policía aplastaba su rodilla contra el cuello de Floyd enviaba el mismo mensaje “la resistencia es inútil, te aplastaremos”. Y muchos alienados y privados de derechos (blancos y negros) sintieron un profundo sentimiento de indignación e incluso rabia, de ahí la explosión de los disturbios en todo el mundo.

Entonces, ¿a dónde vamos desde aquí?
En pocas palabras, las cosas no van a mejorar. Ni EE.UU. (como anfitrión del Imperio) ni el propio Imperio (que es un parásito que vive de EE.UU.) están en condiciones de reformarse. Este tren se ha ido hace mucho tiempo (y parece que el 80% de los estadounidenses están de acuerdo con eso). Mientras al Imperio (considerado como “Occidente”) le quede algo de credibilidad, podría al menos pretender estar dispuesto a corregir muchos errores innegables sin subvertirse a sí mismo en el proceso. Después de todo, la mejor manera de controlar una oposición potencialmente peligrosa es infiltrarse en ella y luego redirigirla en una dirección segura (ese es básicamente el papel principal que se ha dado al ala izquierda del Partido Demócrata y sus líderes pretendidamente revolucionarios como Bernie Sanders y Tulsi Gabbard: una glorificada válvula de seguridad). Además, todo el movimiento BLM —siendo a la vez racista y violento— tiene exactamente cero potencial, incluso parcialmente, para reformar la sociedad occidental (la abolición de los departamentos de policía no califica). Esto no significa, sin embargo, que no pueda contribuir en gran medida al colapso final del Imperio. Después de todo, lo que vemos hoy es que todos los símbolos de poder de esta sociedad (políticos, policías, corporaciones, líderes religiosos, etc.) se están “arrodillando” ante lo que cualquier sociedad, mentalmente sana, reconocería inmediatamente como un caso de disturbios criminales totalmente planificados. Y cuando un político se atreve a apelar a la restauración total de la ley y el orden, es vilipendiado junto con el editor que se atrevió a publicarlo. En otras palabras…

El Imperio se está arrodillando
Esto no es muy distinto de lo que le ocurrió a la Unión Soviética a finales del decenio de 1980, cuando básicamente toda la élite gobernante sintió que había perdido la voluntad de enfrentarse a la oposición y cuando se puso de moda golpear a todo lo soviético (gran parte de lo cual merecía tal golpe, ¡pero no todo!). Esa situación condujo, en primer lugar, al colapso de la sociedad soviética, la Unión Soviética, en 1991 y, en segundo lugar, al colapso de la sociedad rusa en 1993. La Unión Soviética, al igual que los Estados Unidos, nació de un baño de sangre y durante decenios los dirigentes soviéticos pudieron utilizar sus fuerzas policiales y de seguridad, e incluso el ejército, para aplastar cualquier disidencia, como ocurrió en la masacre de Novocherkassk en 1962. Sin embargo, en 1991 y 1993 incluso las fuerzas especiales de la KGB se negaron a tomar ninguna medida contra los manifestantes. ¿Por qué? Porque para 1990 el Imperio Soviético también se había “arrodillado” completamente ante (una completamente imaginada e inexistente) Occidente, al igual que Occidente hoy en día se está “arrodillando” ante (una completamente imaginada e inexistente como Wakanda) África. Considerando los males que Occidente ha causado al continente africano en general, y al África subsahariana en particular, hay algo de justicia kármica en juego aquí, pero esto será de muy poco consuelo para todas las personas (independientemente de su raza) que ahora están sufriendo el caos criminal de las turbas inspiradas en BLM (¡o de la violencia de las fuerzas policiales también!).

Entonces, ¿qué puede hacer la gente decente?
Bueno, para empezar no tenemos que elegir entre el racismo de los blancos y los negros. De hecho, la única postura lógica (y moral) hoy en día es rechazar cualquier forma de racismo, incluyendo el racismo anti-Blanco (y, yo añadiría, anti-familia, anti-masculino y anti-cristiano) y pro-Negro promovido por Hollywood. Y, crucialmente, necesitamos rechazar el racismo anti-blanco no porque exista una “raza blanca”, sino porque la actual ideología antirracista es tan opresiva e intolerante, como la ideología racista anti-negra (¡y no es la única!) de los días de gloria del Imperio Occidental. El enemigo de mi enemigo no siempre es mi amigo y entre los supremacistas blancos y los supremacistas negros, la única opción moralmente correcta es rechazar categóricamente todas las formas de supremacía, incluso y especialmente la que resulta ser promovida por los que nos oprimen a todos: las clases dominantes (multiétnicas) opresivas del Imperio.
Así que dejemos que los líderes del Imperio se arrodillen si quieren: dejemos que muestren su cobardía e hipocresía.
Nosotros no tenemos que arrollidar. Sí, se necesita mucho más valor para hablar en contra de los dogmas ideológicos imperantes, que repetir mansamente la narrativa oficial. Ese es el precio que hay que pagar por la verdadera libertad interior.

Fuente: https://thesaker.is/the-empire-takes-a-knee-let-it-but-we-dont-have-to/
Traducción: A. Mondragón

5 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*