Huawei es el Matador y Trump el Toro en la Guerra por el Sistema-Mundo Tecnológico

Ningún país en la historia ha logrado reprimir a los retadores negándoles el acceso a la tecnología. Entonces, el problema de cargar contra la capa del torero es que esta esconde una espada. La espada de China podría tardar algunos años en afilarse y convertirse en un arma letal, en la forma de diseño y fabricación de chips nacionales independientes de los componentes estadounidenses.
Por David Goldman
Los toros suelen perder las corridas no porque no puedan embestir, sino porque embisten al capote del torero y no al matador. El presidente Trump no tiene reparos en atacar al campeón nacional de la tecnología China, Huawei, pero lo está haciendo al equivalente de embestir a la capa del torero.
Considere el negocio de los teléfonos móviles de Huawei, que depende de los chips de alta gama fabricados por fundiciones taiwanesas. Debido a que los taiwaneses utilizan algunos equipos estadounidenses para fabricar los chips, Estados Unidos ha impuesto un bloqueo efectivo a la subcontratación de Huawei, porque China (todavía) no tiene la capacidad nacional para fabricar los chips de alta gama. Una prohibición similar bloquea el acceso de Huawei al software estadounidense clave para el diseño de los chips.

Los otros negocios de Huawei
Huawei perderá una parte de su participación en el negocio del mercado de los teléfonos de bajo margen y los competidores chinos como Xiaomi tomarán el relevo (lo que explica por qué el precio de las acciones de esta última ha subido este año de $8 dólares de Hong Kong a $22 dólares de Hong Kong). Huawei tendrá pocas dificultades para usar chips más antiguos para las estaciones base 5G, instalando la mayor parte de los seis millones de unidades que China ha ordenado para construir su red 5G durante los próximos dos años.
Sin embargo, el negocio más importante de Huawei saldrá ileso de las sanciones estadounidenses. Los estrategas estadounidenses piensan que Huawei es una empresa de equipos de telecomunicaciones. Entre otras cosas, Huawei es el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo, con una participación de mercado del 31% durante la primera mitad del 2020 —más que la participación combinada de las empresas de segunda y tercera posición, Ericsson y Nokia. Huawei, sin embargo, es ante todo una empresa de big data (BD) e inteligencia artificial (IA) —la más ingeniosa e imaginativa del mundo. Llamemos a esta combinación “BD / IA”, para abreviar.

Aplicaciones en la salud
La BD / AI ya ha tenido consecuencias trasladando el mundo de las aplicaciones a la salud. Por ejemplo: China examinó durante cinco días a los nueve millones de habitantes de Qingdao en busca del coronavirus, después de que las autoridades médicas detectaran nueve casos de infección. Mientras tanto, Estados Unidos informaba un promedio de alrededor de 50,000 casos por día a principios de esta semana. En particular, EE.UU. ha realizado muchas más pruebas que China per cápita, con más de 357,000 pruebas por un millón de habitantes hasta la fecha, en comparación con solo 111,000 en China, según Worldometers.info. Aparte de los cierres selectivos a corto plazo, la vida en China ha vuelto a la normalidad, con más de medio millón de viajes turísticos reservados durante las vacaciones de mediados de otoño de la semana pasada —mientras que gran parte de la vida diaria en Estados Unidos sigue paralizada por la pandemia.
La diferencia radica en los datos y el uso de IA para analizar los datos. China requirió muchas menos pruebas de coronavirus per cápita porque sus sistemas de inteligencia artificial identificaron posibles grupos de infección. Pequeñas cantidades de pruebas forenses selectivas guiadas por pronósticos de la IA se adelantaron a brotes más grandes —y donde ocurrieron brotes más pequeños, las pruebas masivas extinguieron la propagación del virus.

Motor y combustible de la 4ta Revolución Industrial
Si la IA es el motor de la Cuarta Revolución Industrial, los datos son el combustible del motor. Recopilar y transferir datos a un marco utilizable, como explicó el director de tecnología de Huawei, Paul Scanlan, en mi reciente libro, es el “punto de control” en la economía mundial actual. No hay ningún secreto sobre esto, ninguna conspiración recóndita, ningún diseño sutil. Huawei proclama sus intenciones en conferencias transmitidas en vivo en la web y resumidas en videos de YouTube como este.
El petróleo determinó gran parte de la geoestrategia del siglo pasado. Hitler envió al ejército alemán al sur hacia el Cáucaso rico en petróleo, en lugar de ir al este hacia Moscú en 1942, y los británicos lucharon contra Rommel en el norte de África para proteger la ruta del Canal de Suez para sus petroleros. Rusia y Estados Unidos se disputaron el Medio Oriente rico en petróleo durante la Guerra Fría. El boicot petrolero árabe de 1973 envió a Estados Unidos a la recesión y casi a la derrota en la Guerra Fría; el colapso de los precios del petróleo en la década de 1980 aceleró la caída de la Unión Soviética. Todos los viejos modelos geopolíticos surgieron de la preocupación por las rutas comerciales como puntos de control para el transbordo de petróleo. Ahora son tan obsoletos como las tácticas de falange macedonias en el siglo III a. C. o los manuales de artillería napoleónica.

Digitalización de los registros de salud
Los datos son ahora el punto de control. Una premisa central de la política estadounidense hacia China es que Huawei tiene la intención de robar los datos occidentales. Al contrario: China es el principal recolector y proveedor de datos en los campos donde más cuenta —por ejemplo, la medicina. Todas las empresas farmacéuticas europeas de importancia tienen una empresa conjunta de BD / AI en China, porque China ha digitalizado los registros de salud y secuenciado el ADN de cientos de millones de sus ciudadanos, y puede correlacionar estos datos con los signos vitales en tiempo real de cientos de millones de más gente.
Sin duda, los ciudadanos chinos no están protegidos por las leyes de privacidad que han hecho que la digitalización de registros médicos en Estados Unidos no sea práctica. Este es un problema soluble, al menos en teoría. La tecnología existe —por ejemplo, a través de cuentas de cadena de bloques— para anonimizar los registros individuales mientras permite la recopilación de datos.

Acabando con la banca tradicional
Los 900 millones de clientes de Ant Financial comprenden la base de datos de financiación de consumidores más grande del mundo. La oferta pública inicial pendiente de $40 mil millones de la compañía, la más grande de la historia, refleja una valoración de varios cientos de miles de millones de dólares, que se deriva de la capacidad de Ant para analizar la solvencia crediticia de los consumidores y las pequeñas empresas, de una manera que puede hacer que la banca tradicional se vaya a la quiebra. Los dos mil millones de descargas de TikTok le dan a su matriz, ByteDance, el conjunto de datos más grande del mundo para el análisis de las preferencias y el comportamiento de los consumidores. Las “ciudades inteligentes” de China, la primera aplicación 5G a gran escala, unirá a decenas de millones de pasajeros y paquetes con la ubicación de los vehículos, reduciendo drásticamente el tiempo de espera para el transporte personal y las entregas de paquetes.

Implicaciones en la fabricación
Como informo en mi libro, Scanlan explicó lo que haría la IA para la fabricación. “Tomemos hoy la robótica”, me dijo. “El 5G lo cambia todo. Por lo general, se habla del 5G en términos de velocidad de descarga, pero esa no es la ventaja más importante. Para procesos industriales, vehículos autónomos y otras aplicaciones, la latencia —el tiempo que tarda un dispositivo en adquirir y responder a una señal de otro dispositivo— es más importante. Hoy en día, en la planta de una fábrica, el Robot A sigue sus instrucciones, le pasa el bit al Robot B y es lo mismo. Ahora, si ponemos una latencia muy baja dentro de cada uno de los robots, y pueden ser robots de diferentes fabricantes, y los colocamos en una habitación y les damos las reglas, como Go o como el ajedrez, para que puedan conectarse en tiempo real —milisegundos, a la velocidad del rayo— y luego poner un poco de plástico a la vista y decir, quiero que hagas un vaso de plástico, los robots se organizarán mucho mejor de lo que pensamos”.
En enero pasado, Huawei colocó su división de computación en la nube en pie de igualdad con sus negocios de teléfonos y operadores. La compañía cree que la integración del big data transmitida a través de la banda ancha 5G con aplicaciones comerciales y de consumo, generará ingresos que eclipsarán cualquier cosa que haya logrado en el pasado. De alguna manera, el negocio de los transportistas, cuyo enfoque es el desarrollo del 5G, es un líder en pérdidas, al igual que los ferrocarriles estadounidenses del siglo XIX fueron líderes en pérdidas. Todas las grandes empresas ferroviarias quebraron antes de que E.H. Harriman creara Union Pacific, pero las industrias que se sumaban a los ferrocarriles disfrutaron de un crecimiento espectacular. Huawei quiere ser tanto los ferrocarriles como las industrias que apoyan los ferrocarriles. (¡La Ruta Cuántica!)

El negocio de la Tecnología de la Información
Por ejemplo, la nueva división automotriz de Huawei tiene como objetivo dominar el mercado mundial de autos eléctricos inteligentes impulsados ​​por la IA, reemplazando finalmente a Tesla como líder en innovación de vehículos de pasajeros. Huawei anunció su nuevo rol como proveedor de autopartes en el 2019, en la feria de automóviles de Shanghai, y un mes después anunció la formación de un negocio automotriz enfocado en soluciones de autos inteligentes. Ha reclutado talento de los principales proveedores europeos de autopartes, con el objetivo de ser uno de los dos o tres jugadores dominantes en la industria.
El negocio de servicios de la TI (Tecnología de la Información) de Huawei se duplicó con creces en el 2019. Un anuncio de la compañía de abril del 2020 informó: “Según el informe de Gartner recientemente publicado por Market Share: IT Services, Worldwide 2019, la cuota de mercado global de infraestructura como servicio (IaaS) de HUAWEI CLOUD creció a la tasa más rápida de cualquier proveedor, y los ingresos del 2019 del mercado IaaS crecieron en un 222.2 por ciento. HUAWEI CLOUD ocupa el puesto número 3 en China y el número 6 en el mercado mundial”.

La espada del torero como un arma letal
Entonces, el problema de cargar contra la capa del torero es que esta esconde una espada. La espada de China podría tardar algunos años en afilarse y convertirse en un arma letal, en la forma de diseño y fabricación de chips nacionales independientes de los componentes estadounidenses. Taiwán sigue siendo el líder mundial en la fabricación de chips, pero China ha contratado quizás a una quinta parte de sus ingenieros de fabricación al doble de paga para desarrollar alternativas nacionales. En un memorando de octubre a los empleados, el presidente rotatorio de Huawei, Eric Xu, afirmó que los chips de fabricación propia impulsarían sus negocios en la nube y las empresas. En marzo pasado China anunció un presupuesto quinquenal de 1.4 trillones (millones de millones) de dólares para I + D (Investigación y Desarrollo) en tecnologías de vanguardia. Dentro de unos años, Huawei y otras empresas chinas desbancarán a los gigantes estadounidenses de semiconductores.
La industria tecnológica estadounidense está aterrorizada. Un comentario de julio de la Asociación de la Industria de Semiconductores de EE.UU. advirtió que el boicot de chips contra Huawei y otras empresas chinas “ha creado un incentivo estructural para que las entidades designadas financien el desarrollo y la producción de nuevos artículos comerciales (no solo un chip diseñado por la entidad designada) por parte de los competidores de las empresas estadounidenses. Estos ingresos, que no están disponibles para las empresas estadounidenses, financiarán aún más la I + D de las empresas extranjeras, lo que aumenta su capacidad para competir con las empresas estadounidenses en tecnologías críticas, como 5G”.
Ningún país en la historia ha logrado reprimir a los retadores negándoles el acceso a la tecnología. Si Estados Unidos quiere mantenerse por delante de China, tiene que restaurar la financiación para I + D básica y crear incentivos para que las empresas vuelvan a invertir en manufactura intensiva en capital.

David P. Goldman es editor adjunto y columnista de Asia Times. Es un autor y su libro más reciente es “You Will Be Assimilated: China’s Plan to Sino-Forms the World”.

Texto original: https://www.newsweek.com/huawei-plays-matador-trumps-bull-opinion-1538495
Traducción: A. Mondragón

6 Comments

  1. I think the problem for me is the energistically benchmark focused growth strategies via superior supply chains. Compellingly reintermediate mission-critical potentialities whereas cross functional scenarios. Phosfluorescently re-engineer distributed processes without standardized supply chains. Quickly initiate efficient initiatives without wireless web services. Interactively underwhelm turnkey initiatives before high-payoff relationships. Korry Cesare Gorey

  2. Keep up the good piece of work, I read few posts on this internet site and I think that your site is really interesting and holds bands of wonderful information. Eloisa Howey Schick

  3. Nice blog here! Also your web site loads up very fast! What web host are you using? Can I get your affiliate link to your host? I wish my site loaded up as quickly as yours lol Marty Noby Blaire

  4. Hi! This is my first comment here so I just wanted to give a quick shout out and tell you I really enjoy reading your posts. Can you recommend any other blogs/websites/forums that cover the same subjects? Thanks for your time! Avril Thornie Tanya

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*