Las Nuevas Rutas de la Seda llegan al siguiente nivel

Mandatarios asistentes al II Belt and Road Forum, que tuvo lugar en Beijing, el 26 y 27 de abril del 2019.

Pepe Escobar / Asia Times
El Belt and Road Forum en Beijing fue una demostración gráfica de cómo los ajustes tácticos son esenciales para mejorar el atractivo de una estrategia global compleja. Habla sobre una versión turboalimentada de la máxima legendaria de Deng Xiaoping “Cruzar el río mientras se sienten las piedras”.
A pesar de todo el enfoque de las declaraciones oficiales chinas, el presidente Xi Jinping hizo hincapié en una especie de “tres deberes” para el avance de las Nuevas Rutas de Seda, o Belt and Road Initiative (BRI): Sostenibilidad de la deuda, Protección del medio ambiente (o “crecimiento verde”), y Sin tolerancia a la corrupción.
Agregue a esto una batalla creciente contra el proteccionismo comercial, más acuerdos bilaterales de libre comercio, más financiamiento o inversiones, cooperación en mercados de terceros e incluso un plan para vender bonos de la Ruta de la Seda.

Xi y la cooperación multilateral
En su discurso de apertura, Xi destacó cómo funciona la cooperación multilateral en “seis corredores y seis canales, que sirven a múltiples países y puertos”. Se refería a los seis principales corredores de conectividad del BRI que abarcan Eurasia, y al hecho de que el BRI aún se encuentra en su etapa de planificación; La implementación en realidad comienza en el 2021.
El diablo, por supuesto, está en los detalles de las múltiples promesas chinas: una mayor apertura del mercado chino a la inversión extranjera; la posibilidad de participación mayoritaria en sectores más industriales; No más transferencias de tecnología impuestas; más protección de los derechos de propiedad intelectual; y por último, pero no menos importante, no hay devaluación del yuan.
Y, sin embargo, Beijing está aprendiendo rápido. Xi y 37 jefes de estado firmaron el último comunicado conjunto, enfatizando la gobernabilidad y el desarrollo económico, desde Italia, Grecia y Portugal hasta Singapur y Tailandia, por no mencionar a nuevos miembros como Luxemburgo, Perú, Chipre y Yemen.

Una nueva “comunidad internacional”
BRI ahora es compatible con no menos de 126 estados y territorios, además de una gran cantidad de organizaciones internacionales. Esta es la cara nueva, veraz y realista de la “comunidad internacional”, mucho más grande, diversificada y más representativa que el G20.
El liderazgo de Beijing parece ser consciente de que la transparencia es clave para el éxito global de BRI. El día de la inauguración del foro, el ministro de Finanzas, Liu Kun, presentó un marco de sostenibilidad de la deuda de 15 páginas, basado en estándares similares aplicados por el sistema de Bretton Woods: el FMI y el Banco Mundial.
Y el gobernador del Banco Popular de China (PBOC), Yi Gang, destacó cómo se debe evaluar la sostenibilidad de la deuda a largo plazo en relación con una mejor infraestructura, una mejor productividad, el aumento del nivel de vida y la reducción de la pobreza. El PBOC ha financiado hasta $440 mil millones en proyectos BRI hasta el momento.

Se trata de Rusia-China
Con el respaldo de una vasta experiencia en construcción de infraestructura y tecnología de vanguardia, Beijing está dispuesta a renegociar prácticamente todo lo relacionado con el BRI, desde préstamos bancarios hasta costos generales del proyecto, desde trenes de alta velocidad de Malasia y Tailandia, hasta los puntos más finos del proyecto insignia El Corredor Económico China-Pakistan (CPEC), desde la infraestructura física hasta la Ruta de la Seda Digital.
Demasiado para la histeria de los medios estadounidenses que reportan sobre la “trampa de la diplomacia de la deuda tóxica”.
Además, Occidente, como de costumbre, ignoró lo que fue el punto clave del foro del BRI: la profundización, en todos los frentes, de la asociación estratégica Rusia-China. Todo está aquí, en el discurso del presidente Putin.
Putin hizo hincapié en el “desarrollo económico armonioso y sostenible y el crecimiento económico en todo el espacio euroasiático”. Señaló cómo el BRI “rima con la idea de Rusia de establecer una Asociación Euroasiática, un proyecto diseñado para “integrar marcos de integración” y, por lo tanto, promover una alineación más estrecha de diversos procesos de integración bilateral y multilateral que están actualmente en curso en Eurasia”.

La simbiosis del BRI-Gran Eurasia
He reportado ampliamente sobre la crucial simbiosis del BRI-Gran Eurasia. Y este fue exactamente el tema central de la discusión cuando Putin se reunió con Xi al margen del foro. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China destacó vigorosamente cómo Xi le pidió a Putin que fusionara los proyectos de infraestructura de la Unión Económica Euroasiática (EAEU) con el BRI.
Lo que debería esperarse de la fusión BRI-EAEU en curso, que también incluye el brazo económico de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) y ASEAN, es un esfuerzo masivo y concertado de integración euroasiática.
Putin no podría haber sido más específico. “La Unión Euroasiática … ya ha firmado un acuerdo de libre comercio con Vietnam y un acuerdo provisional con Irán, allanando el camino para la creación de una zona de libre comercio. La preparación de instrumentos similares con Singapur y Serbia está a punto de completarse, y se están llevando a cabo conversaciones con Israel, Egipto y la India. Colaboramos activamente con la Organización de Cooperación de Shanghai y la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental”.

El último paradigma geoeconómico
Al dirigirse al foro, Putin agregó otra dimensión atractiva, ya que la Ruta de la Seda Marítima impulsada por China se unirá posiblemente a la Ruta del Mar del Norte impulsada por Rusia, “emergerá una ruta global y competitiva que conectará el noreste, el este y el sureste de Asia con Europa”. Una vez más, la integración de Eurasia en la práctica.
Y luego están los otros centros clave de Eurasia, Irán y Pakistán.
Después de que Teherán e Islamabad lograron un acuerdo para una patrulla fronteriza conjunta en ambos lados de Balochistán, el siguiente paso lógico sería una integración más cercana relacionada con el BRI desde el suroeste de Asia hasta el Sur de Asia.
El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, fue un participante clave en el foro, explicando la expansión que transformará Gwadar de una pequeña aldea de pescadores a un puerto global y una terminal de CPEC, que unirá el Pacífico a través del Océano Índico con el Mediterráneo. Imran confirmó que Turquía también había sido invitada a formar parte de la CPEC.
Muchas piezas están cayendo lentamente en su lugar a través del inmensamente complejo tablero de ajedrez de integración euroasiática. Un vector clave ahora depende de que China pueda desarrollar, refinar y proyectar el poder blando.
El BRI, además de ser el único proyecto de desarrollo global del siglo XXI, también es un ejercicio de relaciones públicas globales. En comparación con la demonización geopolítica infantil de EE.UU., el juego de Pekín no es tan difícil –simplemente aprenda cómo vender adecuadamente el último cambio del paradigma geoeconómico a la Comunidad Internacional 2.0.

* Pepe Escobar es un analista geopolítico independiente, escritor y periodista. Escribe para The Roving Eye, Asia Times Online, y trabaja como analista para RT, Sputnik News y Press TV. Anteriormente trabajó para Al Jazeera.

Texto original: https://www.asiatimes.com/2019/04/article/the-new-silk-roads-reach-the-next-level/
Traducción: A. Mondragón

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*