Nancy Pelosi Presidenta, la trama anunciada

Foto: AP
De conformidad con el Artículo XX de la Constitución de Estados Unidos, la Presidenta de la Casa de Representantes de Estados Unidos se prepara para ser nombrada presidenta, cuando no se declare a un ganador de las elecciones en noviembre. El conteo de los votos por correo será el ojo del huracán. Por Joaquín Flores Ya está en marcha un plan para instalar a Nancy Pelosi como presidenta de Estados Unidos. No es el único plan, pero este plan funcionará debido a su conclusión lógica —basada en la propia Constitución de EE.UU. y lo que se ve venir: el escándalo de los votos por correo. Y Trump lo sabe muy bien. En la primera semana de agosto, al describir la tormenta Isaiah, Trump dio a su base una señal de que la “tormenta” estaba a sus espaldas. Pero era una alegoría, ya que no se refería al fenómeno natural en sí, sino a la tormenta Nancy. Días antes, el 21 de julio, Nancy Pelosi explicó abiertamente gran parte del plan a MSNBC. “Bueno, esa es una pregunta complicada sobre el coronavirus, qué hacemos al respecto. Pero el hecho es que, lo sepa todavía o no, él se irá. El hecho de que él no quiera mudarse de la Casa Blanca, no significa que no tengamos una ceremonia de inauguración para jurar a un (nuevo) presidente de los Estados Unidos debidamente elegido”, pero no se refería a Joe Biden. “Ya sabes, yo soy la segunda en línea de la Presidencia. La semana pasada tuve mi sesión informativa regular sobre la continuación del gobierno. Esto puede interesarle porque les digo: ‘Esto nunca va a suceder. Si Dios quiere, nunca sucederá. Pero hay un proceso. No tiene nada que ver con que cierto ocupante de la Casa Blanca no tenga ganas de mudarse y hay que fumigarlo porque la presidencia es la presidencia. Esta no es (una cuestión de) geografía ni de ubicación”. El plan en líneas generales ¿A qué se refería Nancy Pelosi? Aquí están los detalles: — Los “problemas” con el proceso y el conteo final (en particular de los votos por correo) en las elecciones presidenciales del 2020, no darán lugar a un claro ganador. — Se producirá una batalla legal, ya que tanto Trump como Biden mantendrán su posición de que han ganado. — El Congreso actuará para, en tal caso, ejecutar la disposición constitucional de elegir a un presidente — Pelosi. — Trump ocupará físicamente la Casa Blanca mientras Pelosi buscará la investidura, jurando como presidenta. — Más violencia y desestabilización si el plan de Pelosi funciona. ¿Quién ganaría limpiamente? El plan del Estado Profundo ha funcionado a través de planes de contingencia para derrocar a Trump. Esto se debe a que, en una elección limpia, él tiene un 91% de probabilidades de ganar de acuerdo con el único método confiable, probado desde el siglo pasado, para evaluar las elecciones presidenciales, el Modelo Norpoth / Primarias. Ese mismo modelo daba un 87% de probabilidades de que Trump ganara en el 2016, a pesar de las encuestas-manipuladas y varios otros modelos erróneos (pero convenientes para el DNC) que mostraban a Clinton como la probable ganadora. Ese modelo es el patrón oro. Otros modelos no consideran todas las variables o las han ponderado incorrectamente, y el modelo primario tiene en cuenta la motivación del votante. La triada Pelosi-Fauci-Gates Pelosi y los demócratas del Congreso en complicidad con Fauci y Gates han hecho —entre los cierres forzosos, el desempleo explosivo y los cierres de empresas— un gran despelote del cual dirán: es la “economía de Trump”. El establishment demócrata impulsa la división, culpando a otros estadounidenses y a Trump, mientras que Trump une a todos los estadounidenses usando el tropo xenófobo de la China Roja. En un nivel más profundo, Trump culpa a Fauci y Gates, y estaba molesto porque el Evento 201 (realizado el 18 de octubre del 2019) se convirtió en un ejercicio en vivo, sin decírselo a la Casa Blanca. “Deberían habernos dicho”, se lamentó Trump, mientras Pompeo dejaba escapar la verdad de que “esto fue un ejercicio en vivo”. Mientras tanto y simultáneamente, Pelosi rechazó los movimientos de Trump para poner fin al bloqueo y reabrir la economía. Los votantes animados de Trump, cuya emoción es suficiente para influir en vecinos y amigos indecisos, no se dejan engañar por esto. Están “vacunados” contra este plan y entienden que, sean cuales sean sus motivos, Trump necesita mejorar la situación tanto como sea posible para ser reelegido. Y debido al poder de las órdenes ejecutivas, lo hará. Los contraataques políticos de Trump seguramente obtendrán suficiente apoyo en los estados indecisos, donde podría haber estado decayendo. Ya hemos visto esto y veremos más. Pero vayamos más a fondo de lo que dijo Pelosi. La movida de los sindicatos Lo revelado de Pelosi debemos tomarlo junto con la información de este escritor obtuvo directamente de los propios empleados del SEIU (el sindicato laboral Service Employees International Union), quienes han explicado lo que se dijo bajo condición de anonimato, ya que todavía están empleados por esa organización. La SEIU es la fuerza impulsora detrás de la organización “Our Revolution / Working Families Party”, el ala laboral de la campaña Bernie (por Biden) que también está integrada con los activistas callejeros, como un conjunto del “modelo de organización comunitaria”, y forma la organización puente entre BLM y ANTIFA por un lado, y la campaña de Biden por el otro. En la forma estándar de SEIU, los empleados remunerados se coordinan con una red de ONGs respaldadas por fideicomisos caritativos y ese porcentaje de los fondos, de COPA / COPE (Comité de Acción Política / Educación) de los propios miembros del sindicato, se pueden utilizar para campañas políticas (in)directas. Hace algunos meses, el personal de SEIU del escalón administrativo del grupo interno se fue a un retiro, como es su costumbre cuando llega el momento de aclarar su historia. Esto involucró a directores políticos en los sindicatos, así como a gerentes bien pagados en la “Internacional”. A menudo, se trata de un viaje de campamento o una salida similar a lo largo de tres o cuatro días, que incluye el tipo de ejercicios al aire libre de “fomento de la confianza” que también se utilizan en la gestión empresarial.
Se discutió la estrategia de los juegos largos en el béisbol y, más concretamente, cómo se puede vender esto a los empleados externos del SEIU (quienes a su vez deben vender esto a los miembros de base). El líder de este ejercicio fue Rafael Navar de SEIU (a la extrema izquierda, ver foto arriba), con quien este escritor trabajó en SEIU en el Local 99 en Los Ángeles hace una década. El tema en cuestión, en lo que respecta a nuestro entendimiento, fue que la convención del DNC (en el 2016) fue negociada de manera efectiva, y los delegados de Bernie fueron seleccionados por el SEIU para evitar la vergüenza de que los partidarios de base de Bernie negociaron con Clinton, en contra de los deseos de Bernie. Pero lo que salió de este retiro es de particular interés. Contrariamente a cómo los expertos conservadores malinterpretan la dinámica, el liderazgo del DNC y sus funcionarios intra-partidarios del SEIU son, funcionalmente, pro-establishment y antisocialistas, pero que se ven a sí mismos como socialistas anti-establishment. Los que están fuera del establishment demócrata son “verdaderos creyentes” en guerra contra el establishment del partido, pero son unos idiotas al creer que puede sacar un ángulo socialista de la agenda corporativista del DNC. Por lo tanto, ellos odian a Biden y estaban más interesados en la campaña y la presidencia de Sanders. El “socialismo” al que se oponen los estadounidenses conservadores se entiende mejor como “corporativismo”. Lo que hará Biden, pase lo que pase Una gran crisis de la que SEIU está consciente es que Biden no puede ser elegido y no puede ganar. No creen en las encuestas de las noticias falsas que muestran a Biden a la cabeza o incluso cerca, porque sus sentidos entrenados y la experiencia de campo, cargada de evidencia empírica que deja poco espacio a la interpretación, indica que Trump ganará abrumadoramente. Los “demócratas-socialistas” sabían que solo una candidatura de Sanders podría haber motivado una victoria demócrata en noviembre, si damos por sentado una elección limpia. Tenga en cuenta que el 40-45% de los estadounidenses se ven a sí mismos como socialistas según varias encuestas sólidas. Al regresar de este retiro, el gerente intermedio interno del partido, Rafael Navar, les comunicó a los recalcitrantes líderes “demo-socialistas” del partido, que los rumores para silenciar el apoyo real de Sanders a Biden en la convención, eran una “teoría de la conspiración”, y que todas sus preocupaciones deberían dejarse de lado. ¿Por qué? Porque Biden declarará la victoria independientemente del resultado. Inauguración presidencial paralela Esto corrobora la entrevista de Pelosi, quien reveló que el DNC planea celebrar una inauguración presidencial paralela, pero no para Joe Biden, sino para ella misma, como la “segunda en la fila”. Al no conceder (una derrota cualquiera de los candidatos), se abre una puerta para la jugada de Pelosi. Pelosi explica que incluso si Trump no abandona la Casa Blanca, es decir, incluso si sostiene que es el presidente después de las elecciones, ya que hay una contienda legal de por medio, la presidencia es una institución y no una ubicación geográfica. Es fascinante ver cómo Pelosi revela el mecanismo que se utilizaría: Las disposiciones constitucionales para la continuación del gobierno, y el NSDP 51 (la Directiva 51 del National Security and Homeland Security Presidential) firmado para actuar hacia la continuación del gobierno constitucional. En la entrevista televisiva en vivo, se jactó de que está preparada para asumir la presidencia si Trump no cede, y se le ha informado regularmente sobre las disposiciones de la COG (Continuación del Gobierno). Al mismo tiempo, BLM / Antifa ha convocado a una protesta el 17 de septiembre para “sitiar” la Casa Blanca. Si esto sigue adelante, deberíamos esperar la táctica de “ocupación”, al estilo de las Revoluciones de Color (Made in USA). ¿Por qué la revelación de Nancy? Quizás no viene al caso analizar si estaba ebria o si podemos atribuir esto al exceso de confianza o algo más. En este punto, todas sus comunicaciones son monitoreadas y están bajo investigación por asuntos relacionados y no relacionados. El Departamento de Justicia tiene un predicado sustancial para una investigación de todas sus comunicaciones debido al Obamagate. La información sobre este plan, si se mantiene en secreto, se revelaría de todos modos debido al hecho de que están bajo investigación. El Fiscal General Barr se basaría en la construcción paralela para hacer que esa evidencia sea utilizable, si no se pudiera vincular a la orden FISA inicial. Por lo tanto, es probable que tengan dos líneas de investigación separadas (paralelas) para llegar al mismo resultado. Mantener el secreto sobre este plan puede darle la apariencia o incluso la facticidad de ilegalidad, o agregar una capa de ilegalidad (conspiración) que, de todos modos, mantendrían que no es el caso. Hablar abiertamente sobre este plan en la televisión en vivo, incluso si la mayoría no prestó atención por completo, puede ser un requisito legal. Se ha dado la advertencia. Así que nosotros (el Estado Profundo) procedemos. “Nadie calificado, nadie elegido” Entre los rastreadores de contactos y otros “voluntarios” pagados que trabajan en este proyecto, en el contexto del complejo industrial sin fines de lucro, una oficina postal sobrecargada que usa equipos viejos, más la violencia y las interrupciones en los lugares de votación, es la pócima perfecta para una elección inconclusa. El problema subyacente serán las boletas enviadas por correo combinadas con la violencia de Antifa (haciéndose pasar por / junto a BLM). Como fue el caso de Nueva York, como Trump lo ha explicado en sus ruedas de prensa, los ganadores recién fueron declarados el 5 de agosto, unas seis semanas después de las elecciones primarias. Trump también ha dicho que están demandando a Nevada por resultados similares. En una serie de escenarios imaginables, esta elección —ya comprometida y empañada— podría determinarse en última instancia por el resultado de un estado como Nevada. Una elección inconclusa sin un presidente electo calificado / electo requiere un proceso y, en este escenario, ni Trump ni Biden pueden ser declarados ganadores o ser investidos con la presidencia. Entonces, las disposiciones constitucionales sobre la continuación del gobierno requieren una votación en la Cámara de Representantes para elegir un presidente y para que el Senado elija al vicepresidente. Esto es de conformidad con el Artículo XX de la Constitución de los Estados Unidos, ratificada en 1933, en un lenguaje explicado en las Secciones III y IV. Máscaras, gafas protectoras, guantes —¿el uniforme de Antifa? La fuerza policial federal de Barr capturó a varios terroristas de Antifa —atrapados incendiando una propiedad federal, durante los disturbios planeados por la oposición— utilizando la tecnología de reconocimiento facial, que solo requiere los ojos para una identificación positiva. Fauci ahora habla con gafas y el reconocimiento facial no funciona bien con los ojos cubiertos. Los medios de comunicación ya han “alabado” las violentas manifestaciones porque los “manifestantes” llevaban máscaras. Y harán notar “cuán responsables” fueron los socavadores de las elecciones, porque también usaron gafas, siguiendo las recomendaciones de Fauci. El DNC-Antifa cree que esto permitirá a sus miembros de alto perfil evitar el arresto a través del reconocimiento facial. Las gafas también protegen de los gases lacrimógenos. También puede ser la razón por la cual el impulso de las aplicaciones de rastreo de contactos de teléfonos móviles se ha calmado repentinamente, ya que la contingencia ha cambiado / adaptado a la situación en evolución. Las aplicaciones de rastreo de contactos pueden ser utilizadas por las fuerzas del orden para identificar el terrorismo en los lugares de votación o los ataques a los “esfuerzos” de recolección masiva de boletas, que son parte de los envíos masivos de boletas electorales por correo. Aquellos que siguieron las recientes audiencias del Congreso saben que Google acaba de ser interrogado por su renuencia a trabajar con las fuerzas del orden para entregar la información GPS de los presuntos delincuentes. Trump está trabajando contra el complot Mostrar el problemático resultado de los votos por correo en Nueva York, desafiar legalmente el impulso de Nevada para hacer lo mismo (cuyo resultado judicial también afectaría a todos los demás estados que han adoptado el mismo sistema), presionar para exponer la violencia de Antifa y el plan para trabajar con los rastreadores de contactos y similares, como los empleados de las esferas de las ONGs para “llenar las urnas”, con el Fiscal General Barr publicando los hallazgos del Obamagate antes de las elecciones, y manejar los mensajes y promover la curas sensatas de la pandemia, son parte de los movimientos de Trump contra el golpe. Así mismo, la capacidad de Trump para politizar de manera efectiva a un sector de su base, en torno a las revelaciones de Epstein / Maxwell, traerá de vuelta la emoción generada por el fenómeno que lleva el nombre de la famosa comida rápida italiana y el anuncio del FBI de investigar a Clinton por la computadora portátil de Weiner. Si esto sucede dentro de una semana antes de la elección, más o menos, es posible que Trump gane 45 estados sin una disputa adicional por una victoria menor, debido al efecto reciente en la psicología. Todas estas parecen ser muchas variables diferentes para factorizar. Si bien la gente habla de estrategias y las generalizaciones amplias y radicales se pueden comunicar de forma conversacional, la planificación estratégica contemporánea requiere ayuda. Estamos hablando de miles de planes dentro de miles de planes, análisis multivariantes y el uso de supercomputadoras que utilizan modelos estadísticos bayesianos complejos sobre resultados probabilísticos. Debido a que hay un número finito de posibilidades, y Trump ha llegado a las elecciones de 2020 hasta ahora, es probable que Trump ya crea que ha ganado. El Demonio de Laplace es el ángel de la guarda de Trump. Joaquín Flores, educado en el campo de las Relaciones Internacionales e IPE (Interprofessional Education) en la Universidad Estatal de California, en Los Ángeles, trabajó como agente comercial y organizador del sindicato SEIU. Ha publicado internacionalmente sobre temas de geopolítica, guerra y diplomacia; se desempeña como director del Centro de Estudios Sincréticos con sede en Belgrado y es editor en jefe de Fort Russ News. Texto original: https://www.strategic-culture.org/news/2020/08/22/storm-here-pelosi-prepares-to-be-appointed-president-trumps-fight-against-total-chaos/

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*