Por qué las Nuevas Rutas de la Seda son una “amenaza” para el bloque de EE.UU.

Por Pepe Escobar
Bajo el rugido de la cascada de noticias 24/7 y las erupciones de Twitter, es fácil para la mayoría de Occidente, especialmente en Estados Unidos, olvidarse de lo básico sobre la interacción de Eurasia con su península occidental, Europa.
Asia y Europa han estado intercambiando bienes e ideas desde al menos el año 3,500 a.C. Históricamente, el flujo puede haber sufrido algunos golpes ocasionales —por ejemplo, con la irrupción de los jinetes nómadas del siglo V en las llanuras euroasiáticas. Pero esencialmente fue constante hasta finales del siglo XV. Y podemos describirlo como un eje milenario —desde Grecia hasta Persia, desde el imperio romano hasta China.
Una ruta terrestre con innumerables ramificaciones, a través de Asia Central, Afganistán, Irán y Turquía, que unía India y China con el Mediterráneo Oriental y el Mar Negro, terminó fusionándose en lo que llegamos a conocer como las Antiguas Rutas de la Seda.

El eje del Imperio Persa
En el siglo VII, las rutas terrestres y las rutas comerciales marítimas estaban en competencia directa. Y la meseta iraní siempre jugó un papel clave en este proceso.
La meseta iraní incluye históricamente a Afganistán y partes de Asia Central, que la unen a Xinjiang al este, y al oeste hasta Anatolia. El imperio persa se basaba en el comercio de tierras, el nodo clave entre la India y China y el Mediterráneo oriental.
Los persas contrataron a los fenicios en la costa siria como sus socios, para gestionar el comercio marítimo en el Mediterráneo. Gente emprendedora en Tiro estableció Cartago, como un nodo entre el Mediterráneo Oriental y Occidental. Debido a la asociación con los fenicios, los persas serían inevitablemente antagonistas de los griegos —una potencia comercial del mar.

El milenario diálogo euroasiático
Cuando los chinos, al promover las Nuevas Rutas de la Seda, enfatizan el “intercambio de pueblo a pueblo” como uno de sus principales rasgos, se refieren al milenario diálogo euroasiático. La historia puede incluso haber abortado dos encuentros masivos y directos.
El primero fue después de que Alejandro Magno derrotara a Darío III de Persia. Pero entonces los sucesores seléucidas de Alejandro tuvieron que luchar contra el poder emergente en Asia Central: los Partos —que acabaron por apoderarse de Persia y Mesopotamia e hicieron del Éufrates el limo entre ellos y los seléucidas.
El segundo encuentro fue cuando el emperador Trajano, en el año 116 d.C., después de derrotar a los Partos, llegó al Golfo Pérsico. Pero Adriano retrocedió —así que la historia no registró lo que habría sido un encuentro directo entre Roma, vía Persia, con India y China, o el encuentro del Mediterráneo con el Pacífico.

La Ruta Marítima de la Seda
El último tramo occidental de las Antiguas Rutas de la Seda era, de hecho, una Ruta Marítima de la Seda. Desde el Mar Negro hasta el delta del Nilo, teníamos una ristra de perlas en forma de ciudad/empora italiana, una mezcla de viaje final para las caravanas y las bases navales, que luego trasladaban los productos asiáticos a los puertos italianos.
Los centros comerciales entre Constantinopla y Crimea configuraron otra rama de la Ruta de la Seda, que atravesaba Rusia hasta Nóvgorod, que estaba muy cerca culturalmente del mundo bizantino. Desde Nóvgorod, comerciantes de Hamburgo y otras ciudades de la Liga Hanseática distribuían productos asiáticos a los mercados del Báltico, el norte de Europa y hasta Inglaterra, en paralelo a las rutas meridionales seguidas por las repúblicas marítimas italianas.
Entre el Mediterráneo y China, las antiguas rutas de la seda eran, por supuesto, principalmente terrestres. Pero también había algunas rutas marítimas. Los principales polos de civilización implicados eran campesinos y artesanos, no marítimos. Hasta el siglo XV, nadie pensaba realmente en la turbulenta e interminable navegación oceánica.

Los grandes actores euroasiáticos
Los principales actores fueron China e India en Asia, e Italia y Alemania en Europa. Alemania era el principal consumidor de los bienes importados por los italianos. Eso explica, en pocas palabras, el matrimonio estructural del Sacro Imperio Romano Germánico.
En el corazón geográfico de las Antiguas Rutas de la Seda, teníamos desiertos y extensas estepas, invadidas por escasas tribus de pastores y cazadores nómadas. A lo largo de esas vastas tierras al norte del Himalaya, la red de las Rutas de la Seda servía principalmente a los cuatro actores principales. Uno puede imaginarse cómo el surgimiento de un enorme poder político que uniera a todos esos nómadas sería, de hecho, el principal beneficiario del comercio de la Ruta de la Seda.
Bueno, eso sucedió en realidad. Las cosas empezaron a cambiar cuando los pastores nómadas de Asia Central y del Sur comenzaron a hacer que sus tribus fueran regimentadas como arqueros a caballo por líderes político-militares como Genghis Khan.

La globalización mongola
Bienvenidos a la globalización mongola. Esa fue en realidad la cuarta globalización de la historia, después de la siria, la persa y la árabe. Bajo el Iljanato mongol, la meseta iraní —una vez más desempeñando un papel importante— vinculó a China con el reino armenio de Cilicia en el Mediterráneo.
Los mongoles no buscaron el monopolio de la Ruta de la Seda. Al contrario: durante el Kublai Khan —y los viajes de Marco Polo— la Ruta de la Seda fue libre y abierta. Los mongoles sólo querían que las caravanas pagaran un peaje.
Con los turcos, era una historia completamente diferente. Ellos consolidaron el Turkestán, desde Asia Central hasta el noroeste de China. La única razón por la que Tamerlán no se anexionó la India es que murió antes. Pero ni siquiera los turcos querían cerrar la Ruta de la Seda. Querían controlarla.
Venecia perdió su último acceso directo a la Ruta de la Seda en 1461, con la caída de Trebisonda, que aún se aferraba al imperio bizantino. Con la Ruta de la Seda cerrada a los europeos, los turcos —con un imperio que iba desde el centro-sur de Asia hasta el Mediterráneo— estaban convencidos de que ahora controlaban el comercio entre Europa y Asia.
No tan rápido. Porque fue entonces cuando los reinos europeos que se enfrentaban al Atlántico idearon el Plan B definitivo: una nueva ruta marítima hacia la India.
Y el resto —la hegemonía del Atlántico Norte— es historia.

La arrogancia de la Ilustración
La Ilustración europea no pudo encajonar a Asia dentro de sus propias geometrías rígidas. Europa dejó de entender a Asia, proclamó que era una especie de detrito histórico proteiforme y dirigió su atención total a las tierras “vírgenes” o “prometidas” en otras partes del planeta.
Todos sabemos cómo Inglaterra, a partir del siglo XVIII, tomó el control de todas las rutas transoceánicas y convirtió la supremacía del Atlántico Norte en un solitario juego de superpotencias —hasta que el manto fue usurpado por los Estados Unidos.
Sin embargo, todo el tiempo ha existido una contrapresión de las potencias del Core Euroasiático. Esa es la materia de las relaciones internacionales de los últimos dos siglos —alcanzando su punto máximo en el joven siglo XXI, en lo que podría simplificarse como La Venganza del Core contra el Poder Marítimo. Pero aun así, eso no cuenta toda la historia.

La incapacidad de comprender al Otro
La hegemonía racionalista en Europa llevó progresivamente a la incapacidad de comprender la diversidad —o El Otro, como en Asia. El verdadero diálogo euroasiático —el verdadero motor de facto de la historia— estuvo disminuyendo durante la mayor parte de los dos últimos siglos.
Europa debe su ADN no sólo a las aclamadas Atenas y Roma, sino también a Bizancio. Pero durante demasiado tiempo no sólo el Este, sino también el Este europeo, heredero de Bizancio, se volvió incomprensible, casi incomunicado con la Europa occidental, o sumido en patéticos clichés.

Un cambio de juego histórico
Entonces, en este contexto histórico, la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI), al igual que las Nuevas Rutas de la Seda lideradas por China, son un cambio de juego histórico de infinitas maneras. Lentamente y con seguridad, estamos evolucionando hacia la configuración de un grupo económicamente interconectado de las principales potencias terrestres euroasiáticas, desde Shanghái hasta el valle del Ruhr, aprovechando de manera coordinada el enorme conocimiento tecnológico de Alemania y China y los enormes recursos energéticos de Rusia.
La década del 2020 puede significar la coyuntura histórica en la que este bloque supere al actual bloque hegemónico atlantista.
Compárese ahora con el principal objetivo estratégico de los Estados Unidos en todo momento, durante décadas: establecer, a través de innumerables formas de dividir y gobernar, que las relaciones entre Alemania, Rusia y China deben ser las peores posibles.
No es de extrañar que el temor estratégico se hiciera patente en la cumbre de la OTAN celebrada en Londres el mes pasado, en la que se pidió que se aumentara la presión sobre Rusia y China. Llámenlo el difunto “Gran Tablero de Ajedrez” de Zbigniew Brzezinski, la última y recurrente pesadilla.

La gran decisión de Alemania
Alemania pronto tendrá que tomar una decisión más grande que la vida. Es como si se tratara de una renovación —en términos mucho más dramáticos— del debate Atlanticista vs Ostpolitik. El empresariado alemán sabe que la única manera de que una Alemania soberana consolide su papel como potencia exportadora global, es convirtiéndose en un socio comercial cercano a Eurasia.
Paralelamente, Moscú y Pekín han llegado a la conclusión de que el anillo estratégico transoceánico de los Estados Unidos sólo puede romperse mediante las acciones de un bloque concertado: El BRI, la Unión Económica de Eurasia (EAEU), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), el BRICS+ y el Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS (NDB), y el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras (AIIB).

Pacificador de Oriente Medio
La Antigua Ruta de la Seda no era una simple ruta de caravanas de camellos, sino un laberinto de intercomunicaciones. Desde mediados de los años 1990’s he tenido el privilegio de recorrer casi todos los tramos importantes —y entonces, un día, vi el rompecabezas completo —N.d.T.: ¿La Isla-Mundo de Mackinder en su versión Euroasiática? Las Nuevas Rutas de la Seda, si cumplen con su potencial, se comprometen a hacer lo mismo.
El comercio marítimo puede ser eventualmente impuesto —o controlado— por una superpotencia naval mundial. Pero el comercio terrestre sólo puede prosperar en paz. De ahí el potencial de las Nuevas Rutas de la Seda como el Gran Pacificador en el suroeste de Asia —lo que la visión occidental-céntrica llama el Medio Oriente.
Oriente Medio (recuerde Palmira) siempre fue un centro clave de las Antiguas Rutas de la Seda, el gran eje terrestre del comercio euroasiático que llega hasta el Mediterráneo.
Durante siglos, un cuarteto de potencias regionales —Egipto, Siria, Mesopotamia (ahora Irak) y Persia (ahora Irán)— han estado luchando por la hegemonía en toda la zona desde el delta del Nilo hasta el Golfo Pérsico. Más recientemente, ha sido un caso de hegemonía externa: Turcos otomanos, británicos y estadounidenses.

Una zona absolutamente clave
Tan delicada, tan frágil, tan inmensamente rica en cultura, ninguna otra región del mundo ha sido, continuamente, desde los albores de la historia, una zona absolutamente clave. Por supuesto, Oriente Medio también era una zona de crisis incluso antes de que se encontrara petróleo (los babilonios, por cierto, ya lo sabían).
Oriente Medio es una parada clave en las rutas de la cadena de suministro transoceánica del siglo XXI, de ahí su importancia geopolítica para la actual superpotencia, entre otras razones geoeconómicas y relacionadas con la energía. Pero su mejor y más brillante conocimiento de Oriente Medio no tiene por qué seguir siendo un centro de guerra, o de intimidación de guerra, que, por cierto, afecta a tres de esas potencias históricas y regionales del cuarteto (Siria, Irak e Irán).
Lo que las Nuevas Rutas de la Seda proponen es una integración amplia, económica e interrelacionada desde Asia Oriental, pasando por Asia Central, hasta Irán, Irak y Siria hasta el Mediterráneo Oriental. Al igual que las Antiguas Rutas de la Seda. Entonces, no es de extrañar que los intereses creados del Partido de la Guerra se sientan tan incómodos con esta verdadera “amenaza” de paz —y recurran a todo para frenarla.

Pepe Escobar es un analista geopolítico independiente, escritor y periodista. Escribe para The Roving Eye, Asia Times Online, y trabaja como analista para RT, Sputnik News y Press TV. Anteriormente trabajó para Al Jazeera.

Texto original: https://thesaker.is/why-the-new-silk-roads-are-a-threat-to-us-bloc/
Traducción: Alexandr Mondragón

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*