¿Qué clase de “revolución popular” es esta?

Ilustración: Ben Garrison

The Saker
Me sorprende enormemente que tanta gente de izquierda crea que los actuales disturbios en los EE.UU. son una rebelión espontánea contra la violencia policial, el racismo sistémico y la historia de persecución y explotación de los negros, los nativos, etc. En cuanto a la violencia, los saqueos y los disturbios, se excusan como resultado de algún tipo de ira justa o se culpan a los “infiltrados”.
En mi artículo anterior traté de mostrar cómo los demócratas y los medios de comunicación de EE.UU. trataron de instrumentalizar estos disturbios, y usarlos como una contraoferta para la reelección de Trump. Acompañé el artículo con una cuidada sesión fotográfica de los demócratas de EE.UU. “arrodillándose” en solidaridad (¡como si los líderes del Partido Demócrata se preocuparan por los negros o los pobres estadounidenses!).
Lo que no mencioné fue cómo el mundo corporativo de los EE.UU. (e incluso el transnacional) apoyó estos disturbios hasta el final. Aquí hay algunos ejemplos de esto:

YouTube:


Amazon, Bank of America y Sephora:

Y no es sólo en los Estados Unidos. Mira lo que ha estado haciendo Adidas en Alemania:

y, finalmente, mi superfavorito personal:
Jamie Dimon y el Banco JP Morgan Chase:

Todos aquellos de nosotros que pensamos que el mundo corporativo es todo acerca del dinero, que la “cultura” corporativa tiene todos los signos de una psicopatía severa y que a los multimillonarios les importaban un bledo los pobres y los oprimidos, ahora lo sabemos mejor: pensábamos que los del 1% eran unos malvados, y ahora resulta que hay personas amables, de altos principios, que se preocupan por la injusticia y la libertad y que realmente se sienten mal, muy mal, por todas las injusticias hechas a los negros!
¿De verdad te crees esto?
¡Claro que no!

Hay que ser un idiota para creerlo
Estas no son las pequeñas tiendas familiares donde la ética y la amabilidad todavía existen. Estas son las mismas corporaciones que se beneficiaron más de todas las desigualdades, injusticias, violencia y guerras imperiales de agresión, y sería verdaderamente ridículo pensar que estas corporaciones y sus directores generales, súbitamente, hicieron un acto de conciencia (¡lo cual, por supuesto, aplica exactamente por igual a la dirección del Partido Demócrata!).
Así que volvamos a lo básico: las corporaciones se basan en el dinero, eso es una obviedad. Sí, a veces las corporaciones tratan de presentar un “rostro humano”, pero esto no es más que un truco de marketing destinado a crear lealtad en los consumidores. No creo ni por un segundo que las mega-corporaciones arriba mencionadas esperen ganar mucho dinero apoyando los disturbios, al menos no de manera directa. Tampoco creo que estas corporaciones estén tratando de proyectar una conciencia (que no tienen) porque temen un boicot de los consumidores negros (lo que era cierto en Tuskegee a finales de los años 50’s no lo es hoy en día, aunque sólo sea por la escala completamente diferente de las protestas).
Así que, si no es por el dinero, ¿qué lo que está en juego aquí?
El poder.
Específicamente, el estado profundo de los EE.UU. —una facción importante dentro de ese estado profundo— está claramente desesperada por deshacerse de Trump (y *no* por las razones correctas, de las cuales hay muchas).

Otra victoria de la “coalición de minorías” y otra derrota para Trump
Hay muchas señales que ilustran que Trump está incluso perdiendo el control del poder Ejecutivo, incluyendo la contradicción del Secretario Esper con Trump en lo que es un tema clave —restaurar la ley y el orden— o el Embajador de los EE.UU. en Corea del Sur expresando su apoyo a BLM (considero que estas acciones de altos funcionarios contra su propio Comandante en Jefe bordean la traición). No hace falta decir que los candidatos neoliberales pro-Dems empezaron a soñar inmediatamente y a pedir una revuelta militar contra Trump.
Por último, pero no menos importante, ahora tenemos una “zona liberada” en Seattle, la notoria Zona Autónoma de Capitol Hill, “CHAZ” alias “CHOP” donde, entre otras “curiosidades”, se le dice a los blancos que den 10 dólares a un negro. Esto significa que hasta que se restablezca la ley y el orden en lo que ahora es la CHAZ, los Estados Unidos han perdido su soberanía en una parte de una de sus ciudades. Eso es un “ojo negro” para cualquier presidente de los Estados Unidos que, después de todo, es el líder de la rama ejecutiva del gobierno y el comandante en jefe de un ejército que se supone (sólo en teoría, por supuesto) que defiende a los Estados Unidos contra todos los enemigos.

¿Qué tienen en común todos estos hechos?
Están diseñados para mostrar que Trump ha perdido el control del país y que toda la gente buena y decente ahora está unida contra él.
Sin embargo, hay varios problemas serios con este plan.
Para empezar, todo esto es completamente ilegal. Lo que comenzó como un típico disturbio racial se está convirtiendo abiertamente en una sedición.
El segundo gran problema de este plan es que se basa en lo que yo llamo una “coalición de minorías” para lograr su objetivo, por lo que está ignorando la voluntad de la mayoría del pueblo. Esto puede resultar contraproducente, especialmente si el caos y la violencia siguen extendiéndose.

¿Aceptará órdenes de Pelosi?
Luego está el tema de Golem/Frankenstein: es mucho más fácil iniciar un incendio forestal que contenerlo o suprimirlo. Nancy Pelosi puede ser lo suficientemente estúpida como para pensar que ella y su pandilla pueden controlar a gente como Raz Simone, pero la historia muestra que cuando el estado abdica su monopolio de usar la violencia, lo que se produce es la anarquía.
Por cierto, es importante señalar aquí que Trump, al menos hasta ahora, no ha mordido el anzuelo y no ha utilizado las fuerzas federales (la Guardia Nacional o al propio Ejército de EE.UU.) para restablecer la ley y el orden en Seattle, Atlanta o en otros lugares.
Él sabe que la liberación de la llamada CHAZ podría resultar en un baño de sangre (parece que hay muchas armas dentro de esa zona) y que los demócratas sueñan con culparle por un baño de sangre. La estrategia de Trump, al menos hasta ahora, parece dejar que la anarquía continúe y culpar a los demócratas por ello.

Intrínsecamente peligrosa
Si bien la estrategia de Trump tiene sentido, también es intrínsecamente muy peligrosa porque si el estado no puede reimponer la ley y el orden, entonces todo tipo de “voluntarios” podrían decidirse a ir a la carga (literalmente). Mira este titular: “Motociclistas por Trump se organizan para retomar Seattle el 4 de julio“. Si estos motociclistas intentarán realmente hacerse cargo de liberar la CHAZ o no, incluso el hecho de que se preparen para hacerlo demuestra, una vez más, que el Estado ha perdido su monopolio de la violencia.
Por último, esta estrategia para derrocar a Trump mediante la anarquía y la anarquía podría contribuir en gran medida a la desintegración de los Estados Unidos, si no de jure, al menos de facto. ¿Cómo?

Los famosos “deplorables” armados
Por una parte, los Estados Unidos es un país grande, no sólo en términos de tamaño geográfico, sino también en términos socioeconómicos e incluso culturales. Algunos estados de EE.UU. tienen una gran población negra, otros mucho menos. Pero la mayoría de ellos miran los mismos medios de comunicación. Lo que significa que cuando hay disturbios raciales en, digamos, Los Ángeles o Baltimore, la gente que vive en estados como Montana o las Dakotas (del Norte y el Sur) sienten que su país está siendo amenazado. Casualmente (¿o no?), estos estados, en su mayoría blancos, están compuestos por una población conocida como los famosos “deplorables” de Hillary. Algunos liberales los llaman “estados de paso”. También sucede que los civiles de estos estados poseen un gran número de armas de fuego y saben cómo usarlas.
Lo mismo se aplica a diferentes lugares dentro de un mismo estado. Tomemos como ejemplo California, que muchos consideran muy liberal, progresista. Bueno, eso puede ser cierto para muchas ciudades de California, pero tan pronto como se entra en la California rural, la cultura predominante cambia de forma bastante dramática. La misma dicotomía urbana vs. rural también existe en muchos otros estados, incluyendo Florida.

El riesgo del colapso y la anarquía
El riesgo aquí es el siguiente: algunas partes de Estados Unidos pueden colapsar y convertirse en zonas de total anarquía, mientras que otras “rodearán las caravanas” y tomarán las medidas necesarias para protegerse a sí mismas y a su forma de vida.
Esto no significa que EE.UU., como país, se dividirá en varios estados secesionistas. Eso sólo podría ocurrir mucho más adelante, pero significa que las diferentes áreas del país podrían empezar a enfrentar la crisis de manera autónoma e incluso posiblemente en violación directa de las leyes de Estados Unidos. Cuando eso sucede, la pobreza y la violencia suelen aumentar considerablemente. Ya hay reportes de vigilancia en Nuevo México (curiosamente, en este caso las autoridades enviaron a la policía).
En su artículo seminal “Raza y Crimen en América” (un absoluto *Debe Leerse* para cualquier persona que quiera ¡entender lo que está ocurriendo hoy en día!) Ron Unz hace una observación muy interesante:
“El hecho empírico es que la presencia o ausencia de un gran número de hispanos o asiáticos en un estado determinado, parece no tener prácticamente ningún impacto en los patrones de votación de los blancos. Mientras tanto, existe una fuerte relación entre el tamaño de la población negra de un estado y la probabilidad de que los blancos locales favorezcan a los republicanos”.

La explicación de “las tasas de criminalidad”
En otras palabras, cuanto más grande es la minoría negra, más probable es que los blancos voten por los republicanos. Por supuesto, uno puede descartar esto diciendo que todos estos Blancos son racistas, pero eso tampoco ayuda porque plantea la pregunta de por qué los Blancos no se vuelven racistas cuando viven junto a los Hispanos y Asiáticos, sino que lo hacen cuando viven cerca de los Negros. La explicación está en el artículo de Ron: “las tasas de criminalidad urbana local en EE.UU. parecen explicarse casi enteramente por la distribución racial local” (ver los gráficos del artículo de Ron para los datos que apoyan esta conclusión).
Esto hace que la mezcla sea potencialmente muy explosiva, sobre todo en una época en que los agentes de policía se arriesgan ahora a una reprimenda, a una degradación. ser despedidos o incluso a enfrentar cargos criminales por usar “fuerza excesiva” contra cualquier sospechoso negro (sí, los policías de EE.UU. a menudo usan fuerza excesiva), pero la solución aquí no es paralizar a las fuerzas policiales, para que los civiles no sientan que necesitan defenderse por sí mismos.

[Como lo he dicho muchas veces, no creo que el término “raza” tenga una base científica, ni tampoco conceptos como “Negro” o “Blanco”. Esto no significa que no tengan un significado político, especialmente en un país que está obsesionado por las cuestiones raciales (sí, uno puede obsesionarse con cosas inexistentes). En EE.UU. la mayoría de la gente se identifica con un color, por lo que para ellos esto es algo muy real. Por ejemplo, las cifras utilizadas en el artículo de Ron Unz se basan en estos conceptos entendidos sociológicamente, no biológicamente, y esta es la única razón por la que yo también los uso, aunque con cierta reticencia, lo admito.]

Conclusión: Esto no es una revolución popular en absoluto
Es innegable que una gran parte de las clases dominantes de EE.UU. han decidido apoyar el movimiento BLM y los disturbios que instiga. Además, estas clases dominantes de EE.UU. han instrumentalizado estos disturbios en un intento transparente de evitar una reelección de Trump en noviembre. Y así como los republicanos han estado destruyendo el imperio anglosajón en la escena internacional, los demócratas han estado destruyendo a Estados Unidos desde dentro. Lejos de ser un verdadero movimiento de protesta popular, el movimiento BLM es una herramienta en manos de una facción del estado profundo de EE.UU. contra otra facción. Muchos de los nominados y nominadas por Trump ven ahora lo que está escrito en la pared y traicionan a su jefe para cambiar de bando, y abandonar lo que ven como un barco que se hunde.
Mi sentimiento personal es que Trump es demasiado débil y demasiado cobarde para luchar contra sus enemigos políticos (si tuviera alguna columna vertebral, lo habría demostrado en el momento en que Trump traicionó a Flynn a tan sólo un mes de su presidencia). La historia, sin embargo, muestra que un vacío político no puede durar mucho tiempo. En Rusia el caos duró de febrero a noviembre de 1917, momento en el que los bolcheviques (que eran un partido relativamente pequeño) tomaron fácilmente el poder y, tras una sangrienta guerra civil, restauraron su versión de la ley y el orden. Todavía no veo una guerra civil en los EE.UU., pero algún tipo de golpe de estado es, creo, una posibilidad muy real. Esto es especialmente cierto considerando que la mayoría de los demócratas nunca aceptarán una reelección de Trump, mientras que la mayoría de los republicanos nunca aceptarán una presidencia de Biden. Este es un caso de “no es mi presidente”, que se vuelve en contra de sus creadores.
¡Los que vivimos en los EE.UU. nos preparamos mejor para un año muy peligroso y difícil!

Fuente: https://thesaker.is/what-kind-of-popular-revolution-is-this/
Traducción: A. Mondragón

3 Comments

1 Trackback / Pingback

  1. La “Zona Liberada” es una trampa como el próximo Maidan

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*