Rusia se ofrece unirse al Instex, China observa, una amenaza a la hegemonía del dólar

Zero Hedge / Redacción NSM
Tres semanas después de una reunión entre los países que firmaron el acuerdo nuclear de Irán, también conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), que fue abandonado por EE.UU., funcionarios franceses, británicos y alemanes, dijeron que el mecanismo comercial que se propuso el verano pasado —diseñado para eludir tanto las sanciones de SWIFT como las de EE.UU., que prohíben el comercio con Irán— y llamado Instex, ya está en funcionamiento.
Y mientras esperamos que la Casa Blanca amenace a Europa con aranceles aún mayores a menos que cierren el Instex —ya lo hizo en mayo, cuando advirtió que cualquier persona asociada con el mismo podría ser excluida del sistema financiero de EE.UU.— la respuesta de EE.UU. ya está asegurada, porque el jueves 18, en el mayor ataque al dólar como moneda de reserva hasta la fecha, Rusia manifestó su voluntad de unirse al controvertido canal de pagos y ha pedido a Bruselas que amplíe el nuevo mecanismo para cubrir las exportaciones de petróleo, informó el Financial Times (FT).

El llamado de los rusos
La participación de Moscú en el canal Instex supondría un importante paso adelante en los intentos de la UE y Rusia de rescatar un acuerdo nuclear con Irán del 2015, que se ha estado deshaciendo desde que el régimen de Trump lo abandonó el año pasado.
“Rusia está interesada en una estrecha coordinación con la Unión Europea en Instex”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso al Financial Times. “Cuantos más países y continentes participen, más efectivo será el mecanismo en su conjunto”.
Y cuanto más aislado esté EE. UU., será como una unión monetaria destinada a evadir el SWIFT y evitar el status del dólar como moneda de reserva, que pronto incluirá a prácticamente todos los países relevantes e importantes. Solo quedaría pendiente China; después el resto del mundo se uniría rápidamente, señaló el FT.
El jueves, el Kremlin confirmó la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores:
“Estamos siguiendo la información sobre esto. Si no me equivoco, ya hubo declaraciones de nuestro lado de que, teniendo en cuenta la primera experiencia de uso de este sistema, cuando está activado, no podemos descartar la interacción en este sentido”, dijo a los periodistas Dmitry Peskov, portavoz de Vladimir Putin.
“Este es un proyecto importante. Está dirigido a proteger los intereses de los operadores económicos europeos en el contexto de intentos ilegales de restringir sus actividades en terceros países”, agregó.

Lo que ocurrirá a continuación
Anteriormente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dio a entender exactamente lo que ocurrirá a continuación, cuando dijo que: “El potencial total de Instex solo podrá desplegarse si está abierto a la participación de países que no son miembros de la Unión Europea”. Como Rusia y China.
Irónicamente, Mohammad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán, describió previamente a Instex como “insuficiente” a pesar de que Rusia fue mucho más prometedora, y dijo que Instex era “una buena herramienta para la implementación de proyectos… que Estados Unidos ha torpedeado fuertemente”, pero pidió que se amplíe para incluir el petróleo crudo.
“Si las declaraciones alentadoras de la UE… contarán con el respaldo de pasos concretos y avances prácticos, incluso en relación con el uso de Instex para la comercialización del petróleo iraní, ayudará a estabilizar la difícil situación creada en torno al JCPOA”, dijo Zarif, según el FT.

El rol de Rusia en Medio Oriente
Rusia ha fortalecido sus lazos con Irán en los últimos años, como parte de la creciente importancia geopolítica de Moscú en el Medio Oriente, incluida su función de apuntalar al régimen de Assad en la guerra en Siria.
En una reunión con el presidente de Irán, Hassan Rouhani, el mes pasado, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, prometió continuar desarrollando lazos comerciales con Teherán y dijo que Moscú estaba comprometido con un proyecto para expandir la planta nuclear Bushehr en Irán. Como señala correctamente el FT, los esfuerzos para rescatar el acuerdo nuclear han sido un área rara de cooperación entre Bruselas y Moscú, cuyas relaciones se han deteriorado en los últimos años.

La situación de Instex
Desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del acuerdo en mayo pasado, sus otros signatarios, Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia, se han apresurado a encontrar formas de mantener el comercio con Irán. Pero se han visto obstaculizados por la renuencia de las compañías a arriesgarse a la ira de Washington.
Como recordatorio, Instex se lanzó en enero, pero posteriormente se retrasó debido a los obstáculos burocráticos y las complicaciones causadas por las sanciones de EE.UU. Solo comenzó a funcionar el mes pasado y ha sido criticado por Teherán, por sus grandes limitaciones, y por los Estados Unidos, por su existencia.
Irán tiene un punto más válido: solo 10 estados de la UE son miembros y la línea de crédito inicial del mecanismo de varios millones de euros es una fracción del comercio entre la UE e Irán, que se situó en más de € 20 mil millones anuales antes de las sanciones de EE.UU.

Abierto a terceros países
Mientras tanto, parece que Moscú recibirá una invitación porque, como agrega el FT, Bruselas está interesada en llevar a Rusia a Instex, pero primero buscará poner en funcionamiento el canal con los intercambios de ayuda humanitaria antes de expandir potencialmente su alcance o membresía.
Federica Mogherini, la jefa de política exterior de la UE, dijo esta semana que el mecanismo comercial “siempre ha sido concebido para estar abierto a terceros países… y ya estamos viendo el interés de algunos de ellos por participar en eso”, aunque ella no los identificó, según el FT. “La cuestión de si Instex tratará con el petróleo o no es una discusión en curso entre los accionistas”, agregó.

Buscando nuevas vías contra el dólar
Y mientras Irán quiere que Europa compre su petróleo para poder utilizar las ganancias para importar productos básicos y medicinas a través de Instex, Rusia está buscando formas cada vez más creativas de eliminar el dominio global de EE.UU., con un enfoque en el estatus del dólar como moneda de reserva.
Anteriormente Moscú dijo que buscaría formas de facilitar o financiar las exportaciones de petróleo de Irán, si Instex no se lanzara o resultara ineficaz.
Como discutimos ampliamente el verano pasado, la idea detrás de Instex fue establecer un sistema de transacción que reemplace los pagos internacionales potencialmente sancionables entre Europa e Irán, con pagos que no crucen las fronteras de Irán, ni estén denominados en dólares para evitar dar a EE.UU. derechos de veto.
Como punto final, el analista del FT dijo que China, que ha desafiado repetidamente las sanciones de EE.UU. a Irán, tiene un mayor potencial para darle a Teherán un salvavidas económico al continuar comprando las exportaciones de crudo iraní. Aún no se ha visto si China también se unirá a Instex. Pero sí eso ocurre será un punto de inflexión en contra del dominio del dólar.

Fuente: https://www.zerohedge.com/news/2019-07-18/major-threat-dollars-reserve-status-russia-offers-join-european-swift-bypass

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*